El Gobierno considera al lobo especie de protección especial al sur del Duero

Un ejemplar de lobo ibérico./El Norte
Un ejemplar de lobo ibérico. / El Norte

La medida reafirma aún más el cuidado de los cánidos en la zona en la que más ataques al ganado se producen

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJO

El Ministerio para las Transición Ecológica (Miteco) ha incluido a las poblaciones del lobo ibérico al sur del Duero en Castilla y León y Madrid en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, catálogo en el que hasta ahora sólo estaban incluidas Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha.

La cuestión está en saber qué supone esta medida a efectos prácticos y desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente se muestran contundentes: «Nada nuevo. Lo que se ha hecho es formalizar una situación que ya dictaba la directiva Hábitats, independientemente de que la Junta no esté de acuerdo y haya emitido informes donde dice que tiene que haber un cupo».

El lobo al norte del Duero es una especie gestionable y la manera en la que la Junta lo hace es a través de cupos, mientras que al sur del Duero, especie protegida, se actúa en caso de problemas de convivencia mediante controles poblacionales.

Según los ecologistas, «se trata de una subsanación de un error, no ha cambiado nada. En el listado anterior se dejaba fuera a Castilla y León y Madrid y era una cosa muy extraña porque no había concordancia con la normativa europea». Aún así, a su juicio, el Ministerio «se sigue quedando corto, creemos que toda la población de lobo debería estar incluida», indica Luis Suárez, de WWF.

«Más de 2.000 ataques»

Los que no se muestran demasiados satisfechos son los responsables agrarios. Donaciano Dujo, presidente de Asaja, también asume que «a efectos prácticos no cambia absolutamente nada» e insiste en que la presencia del cánido «es perjudicial, el lobo provoca más de 2.000 ataques al año y 4.000 animales muertos». Dujo plantea que de cara a la nueva legislatura, «es una de las cuestiones que se debería tener muy en cuenta, la masificación de animales salvajes, entre ellos el lobo, habrá que hacer un plan de gestión y control dentro de Castilla y León».

Por otra parte, lamentó que el Ministerio «se haya preocupado de dar una denominación y no esté preocupado por los perjuicios que tienen los ganaderos con esos ataques o por cómo conseguir cambiar ese estatus en Europa para controlarlo al máximo».

La aprobación de esta orden ministerial, publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE) ha sido interpretada por la Alianza UPA-COAG de forma muy crítica. «El Ministerio, o tiene un desconocimiento total del mundo rural a diario y solo se fija en los fines de semana, o son más bien talibanes proteccionistas de la fauna salvaje», manifiesta el coordinador, Aurelio González. Sugiere que puestos a aplicar la normativa, «también queremos que se ejecute el artículo 16.2 que dice que la protección especial se puede suspender cuando haya graves daños a cultivos y ganadería y al sur del Duero está habiendo muchos daños».

Para el secretario de UCCL, Jesús Manuel González Palacín, esta es una «pésima noticia» pues vaticina que «va a poner más trabas al control de la población de lobos». Su petición es la de «eliminar lobos, está causando verdaderos estragos y se está tomando la dirección contraria, es muy difícil hacer compatible el lobo con la ganadería extensiva».