Fernández Mañueco defiende la tauromaquia que genera «oportunidades y empleo» para el mundo rural

Fernández Mañueco defiende la tauromaquia que genera «oportunidades y empleo» para el mundo rural

El presidente del PPCyL aboga por que cada uno «sienta la fiesta nacional como quiera»

ICAL

El presidente del Partido Popular de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, defendió en Salamanca la fiesta de los toros, de la que dijo que genera «oportunidades y empleo en el mundo rural». También, abogó por »la defensa de las tradiciones en la tierra», ya que es «una parte esencial de la cultura de España».

Así lo apuntó hoy el candidato del PP a la Presidencia de la Junta durante su participación en Salamanca en la ofrenda floral de homenaje al matador de toros Julio Robles, por el 18 aniversario de su fallecimiento. Una cita a la que, según aseguró, acudió representando a millones de amantes de la fiesta nacional, en la que cada uno «la siente como quiere». «Quien quiere ir va y quien no, no va».

El acto de hoy sirvió para recordar a Julio Robles, natural de la localidad abulense de Fontiveros, aunque considerado un torero de Salamanca, donde vivió y regentó una ganadería. Robles, que desde muy temprana edad estuvo en contacto con el campo charro, se vistió por primera vez de luces el 28 de agosto de 1968 en Villavieja de Yeltes. Debutó con picadores el 10 de mayo de 1970, en la plaza de Lérida, e hizo su presentación en Madrid el 10 de junio de 1972 junto a Angelete y al también torero salmantino 'El Niño de la Capea' con toros de Juan Pedro Domecq.

Durante su trayectoria consiguió tres Puertas Grandes en la Plaza de Toros de Las Ventas en 1983, 1985 y 1989. El 13 de agosto de 1990, después de torear en Pamplona y en Santander, resultó gravemente herido al ser volteado por un toro de Cayetano Muñoz, de nombre 'Timador', en la plaza francesa de Béziers. Sufrió un traumatismo del raquis cervical entre la quinta y sexta vértebra, que le provocó la tetraplejia.

El matador falleció el domingo 14 de enero de 2001 en la clínica de la Santísima Trinidad de Salamanca a los 49 años de edad, después de ser operado de urgencia apenas 24 horas antes, a causa de una perforación intestinal.