Resumen del año

La EBAU única, la rebaja de tasas universitarias y las oposiciones de Secundaria centran el año educativo

Manifestación de estudiantes para reclamar una Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (Ebau) única en todo el territorio nacional./ Letizia Pérez
Manifestación de estudiantes para reclamar una Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (Ebau) única en todo el territorio nacional. / Letizia Pérez

Implantar el bilingüismo en todos los centros, ampliar la FP Dual, el acuerdo para seguir rebajando las tasas universitarias y reducir el abandono escolar siguen preocupando a la Consejería

ICAL
ICALLeón

El poder corregir la desventaja que sufren los estudiantes de Castilla y León a la hora de acceder a los distintos grados universitarios, puesto que los exámenes de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) son diferentes en cada comunidad, centró buena parte del año el debate educativo. Al clamor social, se unió el del apoyo unánime parlamentario en las Cortes a la petición de una prueba única y la movilización espontánea en la calle sin adscripción política o asociativa alguna de numerosos estudiantes de la Comunidad que se sienten discriminados.

El consejero de Educación, Fernando Rey, puso de manifiesto en el Senado y donde se le escuchó que las diferencias de la EBAU entre unas comunidades y otras ha propiciado una situación que genera la llegada de alumnos de otros territorios a las facultades de Castilla y León con notas «infladas» al contar con un sistema educativo menos exigente.

Rey fue especialmente crítico con la «falta de consideración» de la nueva ministra de Educación, Isabel Celaá, y de su departamento, al «no tener tiempo» para contestar o ni siquiera dar «acuse de recibo» sobre la propuesta de la prueba enviada a través de una carta el pasado 30 de julio. «No ha tenido ni cinco minutos para hablar conmigo cuando lo ha hecho con la mayoría de los consejeros y se ocupa en otros asuntos como la concertada o la religión», dijo.

El consejero envió también la misiva a todos sus homólogos autonómicos y al presidente de la Conferencia de Rectores. En su opinión, el Ministerio de Educación debe tener en consideración a Castilla y León, ya que, como reflejaba en la carta al Ministerio, «no es cualquiera en el ámbito educativo y sus buenos resultados en distintos informes así lo ponen de manifiesto».

Para respaldar las inquietudes estudiantiles por una EBAU única, representantes de PP, PSOE y C's se sumaron a la movilización en la calle en Valladolid en marzo en la que se registró una asistencia de más de 2.500 estudiantes llegados de varios puntos de Castilla y León. La protesta la convocó una plataforma improvisada sin ningún tipo de adscripción asociativa o política.

1.200 plazas docentes de Secundaria

Después de tres años sin convocarse oposiciones de Secundaria, 13.923 personas compitieron por una de las 1.200 plazas ofertadas. Afectó a 25 especialidades, a las que se sumaron 29 de la oferta de empleo de 2017, distribuidas en 15 del Cuerpo de Profesores Técnicos de Formación Profesional; cuatro en Escuelas Oficiales de Idiomas (EOI); tres en Música y Artes Escénicas; cuatro en Artes Plásticas y Diseño; y tres del Cuerpo de Maestros de Taller de Artes Plásticas y Diseño.

Con la convocatoria se pretendía reducir del 25 al 17 por ciento -ocho puntos- la tasa de interinidad en enseñanza Secundaria, que actualmente en maestros es de un 11,58 por ciento y de un 24,77 por ciento en docentes. De esta forma, se pretende llegar a 2020, con las sucesivas convocatorias en tres cursos, para situarse en la tasa del ocho por ciento que había en Castilla y León antes de la crisis.

Modelo de bilingüismo

Otro objetivo que se marcó la Consejería de Educación es que todos los centros sean el próximo curso bilingües o plurilingues y que cuenten con un plan de mejora y perfeccionamiento del inglés, potenciando los departamentos de idiomas. Así, se introducirá el bilingüismo el próximo curso en la etapa de Educación Infantil de forma obligatoria; se potenciará el conocimiento de las segundas lenguas; se exigirá un nivel más alto de inglés (mínimo C1) a los profesores que ejerzan en la Comunidad; e incorporará profesores nativos y al menos un auxiliar de conversación por centro como medidas para mejorar el sistema educativo bilingüísta.

No obstante, primero se debe terminar la evaluación en ESO y Bachillerato y si se exige nueva regulación será a futuro, por lo la Consejería ha pedido «tranquilidad» al profesorado al que se le exige elevar su nivel de idiomas, tanto a los que imparten varios idiomas como los que tendrán que hacerlo por primera vez. Actualmente se contabilizan 600 unidades de idiomas.

Formación Profesional

El índice de empleabilidad entre los recién titulados en Formación Profesional (FP) aumentó con respecto al curso anterior y alcanzó una media del 80 por ciento, según datos de la Consejería. Después de haber descendido de forma importante, hasta un nivel cercano al 60 por ciento en 2011, la empleabilidad de los alumnos va remontando aunque todavía no se han alcanzado los niveles anteriores a la crisis, que superaban el 80 por ciento de media.

En cuanto a la FP Dual la Junta se mostró satisfecha con el arranque en Castilla y León, al sumar en año y medio cerca de 800 alumnos en 26 centros educativos, pero quier que la cifra se eleve mucho más.

Rebaja de tasas

El año fue testigo del respaldo en las Cortes, por unanimidad, de la proposición no de ley (PNL) por la que se instó a garantizar que en el curso 2019-2020 las tasas universitarias, en enseñanzas oficiales de grado y en primera matrícula, se sitúen en la media de las existentes en España. De momento, el acuerdo en las Cortes permitirá que en el próximo curso más de 56.000 alumnos vean cómo se reducen sus tasas universirtarias entre un 15 y un 20 por ciento.

No obstante, el consejero de Educación, Fernando Rey, advirtió en noviembre que sin la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) solo bajarán en la proporción del pasado año -un 5 por ciento- y no hasta la media nacional, como es el compromiso. En la actualidad los universitarios de la Comunidad pagan una media de 120 euros más que en el conjunto de España y el objetivo es que en un par de años as tasas universitarias de Castilla y León se igualarán a las del resto del país.

Abandono escolar

La tasa de abandono escolar temprano en Castilla y León mejoró las previsiones de la Junta y se situó en el 16,7 por ciento, lo que supone 1,6 puntos porcentuales por debajo de la media del conjunto del país, que se quedó en el 18,3 por ciento. Castilla y León consiguió mejorar la tasa de abandono escolar 0,6 décimas respecto a 2016, mientras que en el conjunto del país el descenso fue de 0,7 décimas.

Se conoció que las universidades de Castilla y León se posicionaron en 2017, junto con las de Aragón, Navarra y el País Vasco, como las mejores en lo que a enseñanza y aprendizaje se refiere. Así lo desveló el informe 'Las universidades españolas. Una perspectiva autonómica 2017' elaborado por la Fundación Conocimiento y Desarrollo, que sin embargo sitúa en peor lugar a la Comunidad en otras materias como la investigación, la transferencia de conocimiento, la orientación internacional o su contribución al desarrollo autonómico.

El peligro de la 'ciberdelincuencia'

En la recta final del año se conoció que el ocho por ciento de los menores de la Comunidad realizan de forma continuada apuestas online y el diez por ciento ha sido víctima de fraudes en compras a través de Internet, según un estudio encargado por la Consejería de Educación a la Universidad Miguel Hernández, de Elche (Alicante) para conocer los factores de riesgo de la ciberdelincuencia.

Este informe, que según el consejero de Educación, Fernando Rey, muestra datos «inquietantes» y algunos «intolerables», también indica que el 10 por ciento de los menores son víctimas de 'ciberbulling'; que el 30 por ciento sufre 'ciberacoso' sexual; que el diez por ciento ha sufrido intentos de 'grumming' -acercamiento por parte de un adulto con una identidad falsa- y que un dos por ciento ha sido víctima de 'sextorsión'. Además, también señala como 'cibervíctimas sociales' al 66 por ciento, al haber recibido insultos a través de la redes sociales, aunque sólo entre un uno y un dos por ciento han sido víctimas de coacciones.