Descontentos de Cs se organizan en una plataforma para exigir mejorar las primarias

El portavoz del Grupo Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, interviene junto a la aspirante Silvia Clemente en el cierre de campaña de las primarias de Cs a la Junta./Margareto
El portavoz del Grupo Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, interviene junto a la aspirante Silvia Clemente en el cierre de campaña de las primarias de Cs a la Junta. / Margareto

El detonante de su movilización ha sido la falta de explicaciones sobre lo que ha ocurrido en Castilla y León

ICAL

Militantes de Ciudadanos descontentos con el funcionamiento interno del partido y con la forma en la que se han gestionado las primarias en Castilla y León y en otros lugares se están organizando en una plataforma para exigir que se mejore el sistema de votación y se despeje toda duda de posibles «pucherazos«.

Afiliados que están en la gestación de esa plataforma explicaron a Servimedia que el detonante de su movilización ha sido la falta de explicaciones sobre lo que realmente ha pasado en Castilla y León y la «amenaza» a los militantes que han denunciado irregularidades en algunas votaciones.

Aunque la Comisión de Garantías y Valores de Ciudadanos ha dado por zanjado lo ocurrido, estos afiliados insisten en que no creen que la existencia de 82 votos cuyo origen no se podía determinar sea un mero «error», y explican que nadie ha dado explicaciones sobre la trazabilidad de esos votos, o por qué esos 82 votos se consideran erróneos pero los demás no. Nadie sabe, dicen, cómo se han identificado los diferentes votos para determinar cuáles son correctos y cuáles no, y si acaso se ha hecho identificando a los votantes y, en su caso, vinculándolos a su voto.

Explican que desde hace tiempo tienen la sensación de que el sistema de voto no es del todo fiable, y lo ocurrido en Castilla y León y también en otros lugares abre las puertas a dudar de que pueda haber intervenciones en los procesos para alterar las votaciones y beneficiar a determinados candidatos frente a otros.

Creen que el sistema carece de la necesaria seguridad y garantía de autenticación, y que hay muchas incógnitas que no se han resuelto a pesar de que cada vez son más los afiliados que piden información. Por ejemplo, nadie sabe si los servidores están bajo control del partido o de alguna entidad externa, ni quién tiene las claves con las que los militantes acceden para votar. «Una cosa es acceder a un espacio virtual para consultar documentación o hacer reflexiones en común, precisan, y otra votar en unas primarias, y en el caso de Ciudadanos se hace con la misma sencillez, por lo que las sospechas son inevitables», afirman.

La Comisión de Garantías, denuncia, ha querido dar por zanjado lo ocurrido sin explicar cómo ha llegado a su conclusión, sin especificar las posibles mejoras que se vayan a hacer en el sistema, y además «amenazando» a los afiliados que han denunciado las irregularidades cuando su principal función, recuerdan, «es proteger a los afiliados y velar por sus derechos como tales».

Es curioso, apuntan, que «un partido que hace gala de transparencia y de democracia interna haya desperdiciado esa oportunidad para demostrarlo de verdad, y que pida proteger a los denunciantes de corrupción pero amenace con un expediente disciplinario a quienes denuncian posibles irregularidades internas y únicamente piden que se investigue y se depuren responsabilidades».

Insisten en que creen en el partido, en sus valores y en su proyecto, y también en la honradez de la inmensa mayoría de afiliados y de dirigentes, pero lamentan que lo ocurrido en Castilla y León «suena raro« y la insistencia de la dirección en darlo por zanjado sin explicaciones detalladas ahonda en las dudas.

Las palabras no pueden sustituir a la realidad, alertan, y no por proclamar la transparencia ésta se materializa, como no por llamarse 'Comisión de Garantías' se garantiza de verdad el cumplimiento de los derechos de los militantes y la limpieza de los procedimientos internos.

Aunque la plataforma aún se está gestando y tiene que definir sus actuaciones, algunos de los militantes que la conforman son partidarios de pedir, por ejemplo, que sea una auditoría externa la que verifique lo ocurrido en Castilla y León y que sean especialistas los que sugieran las modificaciones necesarias para que el sistema sea del todo fiable. Algunos apuntan incluso a la necesidad de que las primarias sean en urna y no telemáticas.