Condenado a 17 meses de cárcel y 403.289 euros de indemnización por un accidente laboral mortal

Condenado a 17 meses de cárcel y 403.289 euros de indemnización por un accidente laboral mortal

El operario murió al caerle encima un paquete de chapas en febrero de 2017 en Baltanás

RICARDO S. RICO Palencia

La titular del Juzgado de lo Penal de Palencia ha condenado a un profesional autónomo, R. I. R., a una pena global de un año y cinco meses de cárcel como responsable de un delito contra los derechos de los trabajadores (cinco meses de cárcel) en concurso con un delito de homicidio imprudente (un año de prisión) a consecuencia de la muerte de un operario, P. M. G. P., después de que le alcanzara un paquete de chapas de gran peso que cargaba en ese momento el 22 de febrero de 2017 en Baltanás. El fallo le condena además a que, junto con la aseguradora como responsable civil directa (en este caso hasta el límite de la suma de 151.00 euros), indemnice con 403. 289 euros a la familia de la víctima.

El caso quedó victo para sentencia el pasado 25 de abril tras el juicio celebrado en el Juzgado de lo Penal. La Fiscalía finalmente decidió modificar su escrito de acusación por las instrucciones recibidas por la Fiscalía General del Estado, que consideraba que el acusado supuestamente omitió de forma muy relevante las medidas de seguridad. El Ministerio Público solicitó para el acusado una pena global de dos años de prisión y más de 375.000 euros de indemnización en el apartado de responsabilidad civil, pero dejó como alternativa una petición de pena de cinco meses de prisión, tal y como había solicitado en sus conclusiones provisionales. La acusación particular ejercida por la familia de la víctima se adhirió a sus postulados.

Durante el juicio, el acusado R. I. R. negó las acusaciones al considerar que desconocía que se iba a llevar a cabo la maniobra que realizaron los operarios y que desembocó en este siniestro laboral mortal. De hecho, reiteró que lleva en regla toda la normativa relacionada con la prevención y seguridad laboral.

Los hechos parten después de que un tercero comprara en el taller del acusado 12 vigas con un peso total de 583 kilos y siete chapas de tejado trapezoidal con un peso de 323 kilogramos. Una vez adquiridas, el comprador quedó en recogerlas posteriormente, siendo de su cuenta el transporte. Según el fiscal, el acusado, supuestamente, indicó a sus empleados que le echaran una mano en la carga, «una tarea inhabitual» entre los mismos. Así, sobre las 16:00 horas del día 22 de febrero de 2017 se personó en el taller el comprador de la mercancía a fin de realizar la carga del material descrito en un remolque enganchado a un todoterreno.

El material fue cargado con ayuda de una carretilla elevadora, aunque dada la longitud de las vigas, estas quedaron sobre el remolque de forma inclinada y posteriormente fueron cargadas las chapas. Sin embargo, la carga no quedó bien sujeta por lo que tres personas, incluida la víctima, se prestaron a sujetarla, pero P. M. G. P. perdió el equilibro, cayó hacia atrás y sobre él se precipitó el paquete de chapas que le golpearon en la cabeza provocándole el fallecimiento, según el fiscal.