Castilla y León registró la tercera primavera más lluviosa después de 1956 y 1971

Tormentas en la ciudad de Valladolid./Alberto Mingueza / El Norte
Tormentas en la ciudad de Valladolid. / Alberto Mingueza / El Norte

En marzo, el recorrido del viento fue el mayor de los últimos 50 años

El Norte
EL NORTEValladolid

La comunidad autónoma de Castilla y León registró una primavera de carácter «normal» en temperatura, aunque con máximas inferiores a lo habitual, y «muy húmeda» o «extremadamente húmeda» respecto a las precipitaciones lo que la convierte en la tercera primavera más lluviosa después de las de los años 1956 y 1971.

Según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en su resumen de la primavera de 2018, marzo fue el mes que tuvo un carácter más sobresaliente, además de por los registros térmicos y pluviométricos, por su carácter ventoso hasta el punto que el recorrido mensual del viento fue «el mayor de los últimos 50 años».

Más noticias del tiempo

También destaca en marzo el registro de presión atmosférica del día 1, con el valor más bajo registrado ese mes para muchos observatorios y «efeméride absoluta anual» en el de Burgos/Villafría.

Por su parte, el balance pluviométrico de la primavera en Castilla y León ha dejado un balance positivo de precipitación en torno al 80 por ciento por encima de su promedio y la mayor parte de las estaciones meteorológicas registraron precipitaciones entre 233 y 336 litros por metro cuadrado.

En concreto, se registraron de media un total de 48 días de precipitación apreciable, «el segundo valor más alto registrado en los últimos cien años», que sólo fue superado en 1946.

Según este informe, las bajas presiones en latitudes medias y algunas borrascas profundas como «Emma», «Félix», «Giselle» y «Hugo» dejaron un mes «muy ventoso» y con un «alto número de días de nieve» de modo que hay que remontarse a la década de los 70 para encontrar valores superiores.

La precipitación apreciable de marzo fue de 21 días con un valor acumulado en torno al triple del promedio mensual, con valores que oscilaron, en su mayoría, entre 96 y 189 litros por metro cuadrado equivalente al que se registra de promedio entre los meses de enero, febrero y marzo, explican desde la Aemet.

En zonas de montaña, sobre todo en el norte, se superaron los 15 días de nieve con «máximo histórico» en los observatorios de Soria, Segovia y León, con 18, 10 y 8 días, respectivamente.

Por su parte, abril se caracterizó por la inestabilidad y por sucesión de sistemas frontales y fue húmedo o muy húmedo en la mayor parte de Castilla y León y sólo en la mitad Norte de León y en el Noreste de Zamora tuvo, de manera generalizada, un carácter normal.

«Muchas de las precipitaciones fueron en forma de chubasco, con numerosas tormentas, sobre todo en la tercera decena del mes y, ocasionalmente, con granizo», relata la Aemet en este informe que registra 15 días de precipitación apreciable con un valor acumulado en torno 40 por ciento por encima del promedio mensual, oscilando en su mayor parte entre 62 y 96 litros por metro cuadrado.