El 'baile' en las diputaciones y la conformación de las Cortes arrancan el lunes para PP y Cs

Francisco Igea y Alfonso Fernández Mañueco. /
Francisco Igea y Alfonso Fernández Mañueco.

La formación liberal mantiene sus opciones en las instituciones provinciales de Burgos y Segovia y advierte de que en las negociaciones entrarán otras también

ical
ICALLeón

El 'baile' para gobernar las diputaciones provinciales de Castilla y León comienza a partir del lunes en una semana intensa para los negociadores de PP y Ciudadanos, que además tienen que abordar la constitución de la Mesa de las Cortes, que se producirá en la sesión prevista para el viernes, 21 de junio.

Fuentes de la dirección 'naranja' en Castilla y León explicaron a Ical que a partir de mañana los contactos con el PP, con quien Ciudadanos mantiene un preacuerdo de gobernabilidad como socio preferente, afrontarán la conformación de mayorías en las instituciones provinciales, una vez cerrado el mapa municipal, aunque están pendientes las Alcaldías de León y Segovia, ante los recursos presentados.

El trabajo de las comisiones negociadoras entrará, por tanto, mañana lunes en una nueva etapa, tras la experiencia en el ámbito municipal. El acuerdo alcanzado por las direcciones nacionales de PP y Cs permitió que los 'populares' conservaran Salamanca y Aranda de Duero (Burgos) y recuperaran Medina del Campo (Valladolid), mientras Ciudadanos se hizo, como estaba previsto, con la Alcaldía de Palencia, pero no la de Burgos.

Sin embargo, Cs manifestó ayer que la pérdida del Ayuntamiento de Burgos, que le otorgaba el pacto con el PP, no afecta al preacuerdo con los 'populares' para el gobierno de Castilla y León. Ahora, los dos partidos tienen que cerrar su alianza para las diputaciones de Burgos y Segovia, que pasarían a manos de Cs, mientras que el PP mantendría, al menos, Salamanca y Palencia, donde cuenta con mayoría absoluta.

«Bien está, lo que bien termina», afirmaron desde Cs ante la corrección de escaños asignados por parte del Ministerio del Interior en la Diputación de Segovia, donde el PP, con 12 representantes, no cuenta con mayoría absoluta. Además, los 'populares' podrán gobernar otras instituciones si logran pactos con la formación 'naranja'.

«Tenemos que sentarnos para hablar», reconocieron desde la dirección de Cs, sobre el poder provincial, que tenía casi en exclusiva el PP en Castilla y León, pues gobernaba ocho de las nueve diputaciones -todas excepto Soria-.

Estas negociaciones se entrecruzan con los contactos para la conformación de la Mesa de las Cortes, donde a día de hoy se mantiene el preacuerdo de PP y Cs, lo que siguiendo el modelo de Murcia o la Comunidad de Madrid, llevaría a uno de los 12 procuradores 'naranjas' hasta la Presidencia del Parlamento autonómico, que tendrá que proponer a continuación, en un plazo de 15 días, un candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

Los dos partidos mantienen también su acuerdo, según el cual, la Presidencia del Gobierno autonómico se mantendría, después de 32 años, en manos del Partido Popular en Castilla y León, a cambio de poder institucional -ayuntamientos y diputaciones- para Ciudadanos.