Abogados Cristianos demanda a la Junta por la aplicación «de forma ilegal» del protocolo sobre transexualidad

La Asociación Abogados Cristianos informa de las acciones judiciales iniciadas contra el consejero de Educación, Fernando Rey. En la imagen la presidenta de la Asociación, Polonia Castellanos./Valtero
La Asociación Abogados Cristianos informa de las acciones judiciales iniciadas contra el consejero de Educación, Fernando Rey. En la imagen la presidenta de la Asociación, Polonia Castellanos. / Valtero

Señalan que Educación esta aplicando dicho protocolo «sin avisar al alumnado ni a los padres y sin publicarlo en los boletines oficiales»

EFE

La presidenta de la Asociación Española de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, ha anunciado la demanda presentada contra el consejero de Educación , Fernando Rey, ante el TSJCyL por aplicar en colegios «de forma ilegal» un protocolo sobre transexualidad.

Castellanos ha explicado que la Consejería de Educación lleva meses aplicando este protocolo en varios colegios de la Comunidad «de forma irregular, »sin avisar al alumnado ni a los padres y sin publicarlo en los boletines oficiales«.

La demanda se extiende además a la Directora General de Innovación y Equidad Educativa, María del Pilar González, responsable «directa» de la aplicación del protocolo con la que Abogados Cristianos se reunió en cuanto tuvo conocimiento del asunto.

La organización de juristas considera que la medida puesta en marcha por la Junta «vulnera Derechos Fundamentales recogidos en la Constitución« como el derecho a la libertad de educación de los padres o la libertad ideológica, además de que, según Castellanos, »este protocolo contempla medidas tan peligrosas como limitar la patria potestad de los padres si no están de acuerdo con el proceder de la Administración«.

Asimismo, la presidenta de Abogados Cristianos ha precisas que la esta iniciativa «incluye también formación temprana en sexualidad impartida por activistas con marcado tinte ideológico en detrimento de profesionales acreditados» y ha criticado que el protocolo «prescinde de toda información previa a los padres y fomenta el uso de cuartos de baño y vestuarios mixtos».