Podemos denuncia las «prácticas caciquiles» y la «opacidad en la gestión» del alcalde de Camponaraya

Ayuntamiento de Camponaraya./
Ayuntamiento de Camponaraya.

Acusan a Morán de convertir las instituciones públicas en «mecanismos para favorecer a amigos»

ELBIERZONOTICIASPonferrada

El portavoz de Podemos en el municipio berciano de Camponaraya, Olegario Vega, denunció hoy la «opacidad en la gestión» y las «prácticas caciquiles» del alcalde, el socialista Eduardo Morán, al que acusan de «estar más preocupado de cerrar sus negociaciones para presidir la Diputación Provincial que ocupado en mejorar este Ayuntamiento». Si se cumplen las previsiones, Morán se convertirá este viernes en el nuevo presidente de la institución provincial.

En el apartado de críticas a su gestión, Vega recordó que sobre Morán pesa un expediente sancionador pendiente de resolución definitiva por presuntos incumplimientos de la ley electoral. Además, le reprochó que se haya otorgado un sobresueldo de 680 euros con la puesta en marcha de una comisión de coordinación de delegaciones municipales «sin más función», abundó el portavoz de la formación morada, que la de repartir ese montante entre el alcalde y los cuatro concejales del PSOE que no forman parte de las Juntas de Gobierno. «Su eliminación supondría un ahorro para las arcas públicas del Ayuntamiento de 40,800 € al año», concluyó Vega.

Además, Podemos también cuestionó el funcionamiento de la Mancomunidad de Municipios Bierzo Central, que también preside Morán. En ese sentido, Vega lamentó que «ni siquiera como cargo electo» haya podido resolver cuestiones como cuáles son los órganos de control de la mancomunidad, de qué manera se puede obtener información de las actas y la documentación de la entidad o cuáles son los criterios que se utilizan para la contratación de personal laboral y de las empresas que prestan sus servicios.

En la misma línea, el portavoz de la formación morada en el municipio denunció que «las instituciones públicas no pueden ser convertidas en mecanismos para favorecer a amigos» y lamentó que Camponaraya se haya convertido en «ejemplo del uso de las instituciones para crecer económica y personalmente tejiendo redes clientelares que benefician a unos pocos y perjudican a la mayoría».