Activas las nueve cámaras de vigilancia contra incendios en el Bierzo con una inversión de 400.000 euros

Imagen del incendio que afectó a la localidad de Corullón.

La Junta de Castilla y León y Red Eléctrica de España pone en marcha el sistema de detección de incendios en la comarca berciana con 36 infraestructuras entre cámaras, repetidores y radioenlaces | El programa se completará en 2019 con otras 11 cámaras

I. SANTOSLeón

La Junta de Castilla y León y la Red Eléctrica de España siguen trabajando en el convenio de colaboración para la detección temprana de incendios en los montes del Bierzo. Un programa que cuenta con dos fases y que este lunes ha presentado en la sede de la institución en León la finalización de la primera de ellas por medio de la cual se han instalado 9 cámaras que actualmente controlan una superficie de 100.000 hectáreas.

Un completo sistema que también ha estrenado una nueva oficina en la que con diferentes pantallas se revisan las imágenes y posibles alertas las 24 horas del día en el Centro Provincial de Mando. El consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones ha recordado que el «programa es uno más dentro de la red de Castilla y León» que se inició en Zamora y Soria con grandes resultados en el prevención.

El sistema cuenta con dos sistemas de cámaras con grabación con alta calidad y cámaras infrarrojas que ayudan «a prevenir, detectar y a intervenir» de una manera más rápida. El coste de las mismas ha supuesto una inversión de 400.000 euros que han sido sufragados a partes iguales por la Junta de Castilla y León y la Red Eléctrica de España.

Un aviso de conatos

La importancia de las cámaras reside en la rápida detección y la discriminación de lo que son posibles incendios o simples puntos de calor. «Estas cámaras detectan puntos de calor, con un software que discrimina cual es fuego y cual no, todo ello con una alerta temprana», explicó Suárez-Quiñones.

Los nueve puntos de vigilancia mediante cámaras se han situado en zonas que cumplían ciertas características. En primer lugar se ha valorado «los municipios en los que se han producido muchos incendios», en zonas de gran valor medio ambiental, zonas con gran visibilidad «que faciliten una visión completa» y en aquellas en las que por medio de las infraestructuras se han podido colocar abaratando costes.

Fabero, Ponferrada, Toreno, Páramo del Sil, Castropodame, Igüeña y Villagatón son los puntos elegidos a los que se sumarán Carucedo y Vega de Espinareda.

Una lucha constante

El convenio firmado en abril de 2017 ha finalizado su primera fase gracias a la buena colaboración de la Junta de Castilla y León y la Red Eléctrica, que dispone de un quinto del conjunto de España en la Comunidad.

Los pasos son hacia una segunda fase, que desde la Consejería de Medio Ambiente esperan haber finalizado antes de que dé cominenzo la campaña de mayor riesgo de 2019. «Espero que podamos seguir en una buena coordinacion», ha explicado el consejero, «y que sirva para que los incendios que se puedan producir que sean acometidos de la manera mas fácil y se minimice el riesgo para el medio ambiente y las personas», añadió.

«El objetivo es llegar a las 20 cámaras en todo el territorio», ha explicado Suárez-Quiñones lo que significará un aumento de 11 nuevos sistemas de grabación y vigilancia que se suman a las 18 torres (de las 126 de la Comunidad) situadas en la comarca berciana.

 

Fotos