Los voluntarios de Cruz Roja Astorga dimiten de forma masiva por la imposición de una nueva presidenta de «la pandilla de Victoria Seco»

Victoria Seco, nueva director de Cruz Roja León. /
Victoria Seco, nueva director de Cruz Roja León.

Rechazan el argumento esgrimido sobre posibles quejas de las asociaciones beneficiarias de la gestión del expresidente maragato Tomás Casanova

ELENA F. GORDÓN
ELENA F. GORDÓNLeón

La Asamblea Comarcal de Cruz Roja Astorga ha perdido a casi todos sus voluntarios (18 de la actual veintena), que han decidido darse de baja como gesto de protesta ante la imposición, por parte de la dirección provincial, de una nueva presidenta en sustitución del actual, que ejercía en funciones y que pretendía continuar un nuevo mandato.

El presidente saliente, Tomás Casanova, comparecióeste miércoles para explicar que su salida se lleva a cabo tras una maniobra de la recientemente elegida como responsable provincial de la entidad, Victoria Seco, para colocar en ese cargo a una amiga íntima suya, Almudena Sobrino, según ella misma reconoció. «Nadie me ha echado. Me he ido yo, porque lo ha hecho con sistema muy torticero, basado en mentiras. Yo hubiera seguido de voluntario y no se hubiera montado este pifostio», señaló.

Según detallaron, la persona elegida por Cruz Roja para ocupar ese cargo es ajena a la organización, no conoce su funcionamiento ni cuenta con la confianza de los voluntarios. Seco esgrimió que la gestión de Casanova no resultaba satisfactoria para los colectivos a los que atienden, extremo que él negó, apoyado por los voluntarios, y sobre el que reclama argumentos que sustenten esa acusación sobre supuestas quejas.

«La nueva presidenta dijo que había elegido a esa persona entre su pandilla de Astorga, por encargo del nuevo presidente de Cruz Roja en Castilla y León y que no pensaba dar marcha atrás por mucho que la mayor parte del voluntariado de Astorga estuviera decidido a dimitir», detallaron los voluntarios antes de lamentar «esta forma de actuar tan poco democrática en una organización apolítica».

Consideran lo ocurrido «inaceptable y decepcionante», recuerdan que los distintos servicios de Cruz Roja Astorga llegan a más de 250 personas y lamentan «profundamente» las consecuencias que lo ocurrido pueda tener para los beneficiarios.