Trama Enredadera

Gancedo se desmarca de la Enredadera: «No hay ni contratos ni pagos con las empresas que se investigan»

Un instante del pleno extraordinario de este miércoles en San Andrés del Rabanedo. / PEIO

La alcaldesa asegura que se han visto envueltas por las conversaciones y conclusiones «dirigias» de terceras personas, reconoce conversaciones con el cabecilla de la trama José Luis Ulibarri pero dentro de la legalidad y descarta su dimisión y la de los dos ediles del PSOE

A. CUBILLASSan Andrés del Rabanedo

Ni la 'Enredadera' trepó por los muros del Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo ni el empresario José Luis Ulibarri, principal urdidor de la trama, logró pelgar las voluntades y quebrar el ordenamiento administrativo para conseguir adjudicaciones.

En detalle

Al menos así lo defendió su alcaldesa, la socialista María Eugenia Gancedo, este miércoles durante la celebración de un pleno monográfico en el que el equipo de gobierno ha intentado depurar responsabilidades en torno a la investigación que están llevando a cabo los agentes de la UDEF de la Policía Nacional, que llegaron incluso a realizar seguimientos presenciales por el propio Consistorio.

Contundente, firme, sin titubeos y defendiendo su gestión y la del equipo de gobierno, Gancendo se ha desmarcado del entramado de corrupción en el que se vio implicada junto con el teniente de alcalde Miguel Flórez; el concejal de Hacienda, Santiago Blanco; el concejal del PAL, Francisco Gómez; y un técnico municipal, José María Pérez Martínez.

En un pleno monográfico con amplía participación ciudadana, tanto alcaldesa como portavoz del equipo de gobierno han remarcado en reiteradas ocasiones que el Ayuntamiento ni ha contratado ni ha efectuado ningún pago ni mantiene obligaciones pendientes con algunas de las empresas objeto de la investigación del entramado.

«Ninguna de las empresas que se presentaron al expediente de la administración electrónica –objeto de investigación de la UDEF- eran de la trama. Si quieren usted darle la vuelta, dénsela. Si lo queremos liar todo, lo liamos. Que cada uno piense lo que quiera», advirtió la alcaldesa.

Pinchazos telefónicos

Es más, Gancedo ha advertido que si los miembros del equipo de gobierno son objeto de una investigación es a raíz de las conversaciones y conclusiones dirigidas e interesas por terceras personas hacia determinadas actuaciones del Ayuntamiento y que se recogen tras los pinchazos de sus teléfonos.

«Da la casualidad que a la conclusión a la que llega la UDEF no se ajusta a la realidad porque el 8 de junio se firmó el contrato con una empresa que nada tiene que ver con la Enredadera», remarcó Gancedo, que aseguró estar «más que tranquila» e insistió en que será el Juzgado de Badalona el que compruebe que esas conversaciones entre empresarios no se ajustan a la realidad.

Chamorro pide al PSOE que sea coherente, también en Villaquilambre

Durante el pleno extraordinario celebrado este miércoles en el ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo el portavor popular, Goyo Chamorro, ha recordado que primero hay que ser persona y luego político y más ante una situación «muy desagradable» también para los miembros de la oposición así como los ciudadanos de San Andrés «que ven qeu su municipio está en entredicho».

Desde el 4 de julio el PP, continuó, trasladó su respeto al máximo de la presunción de inocencia y como tal, continuó, «así se ha aplicado porque las cuestiones judiciales son judiciales y que serán los jueces los que tendrán que hacer su trabajo. De corazón espero que sea lo más favorable porque será lo más favorable para San Andrés».

Eso sí, Chamorro achacó al equipo de gobierno la falta de coherencia porque «como grupo socialista no lo han sido en sus planteamientos». «Porque lo que usted sufre», recordó el popular Chamorro, «lo está sufriendo, el alcalde de Villaquilamabre y allí el PSOE lleva otros planteamientos diferentes con una situación idéntica. Por ello, les pidió ser prudente y coherentes». «Si allí creen que el alcalde actual se tiene que pues ustedes en coherencia deberían irse. Creo yo», ha concluido.

Asimismo y por el bien de San Andrés, Chamorro les pidió que tomen la decisión oportuna si por algún momento creen que se ha podido perjudicar en las actuaciones o declaraciones que se han efectuado al municipio y a sus vecinos. «No les voy a pedir la dimisión pero sí que tomen la decisión oportuna».

Gancedo, durante el pleno de este miércoles.
Gancedo, durante el pleno de este miércoles. / Peio García

«Yo de conclusiones de terceras personas no me fío porque ya somos mayorcitos. A día de hoy no existe ninguna resolución judicial sobre nuestra situación personal o procesal. A día de hoy no hemos sido citados como investigados por ningún órgano judicial, ni tenemos conocimiento de que vayamos a serlo. Tendrá que ser un juez el que determine si tenemos cargos o no, si se nos cita en calidad de investigados o no se nos cita a declarar de investigados», también ha recalcado María Eugenia Gancedo.

En cualquier caso, la alcaldesa sí reconoció haberse reunido y tomar un café con el empresario José Luis Ulibarri, al igual que ha hecho con «más responsables de medios de comunicación», con el que en ningún caso abordó el contrato de la administración electrónica. «A ver si ahora tomar un café con Ulibarri es un sacrilegio. Me gustaría ver todas las personas con las que toma café o van a comer», concluyó la alcaldesa, que recordó que fue el empresario el que contactó con él.

Conversaciones pero no contratos

Por su parte, el portavoz del equipo de gobierno, Santiago Blanco, encargado de abrir el pleno, reconoció que una de las empresas investigadas participó en el contrato de instalaciones eléctricas de los edificios municipales, quedando en segundo lugar, en un expediente «que se realizó cumpliendo escrupulosamente la ley de contratos».

Asimismo, Blanco aseguró que ni se había adquirido ni licitado ningún expediente relativo a fotos rojos, software policial o pacificación de tráfico y que en ningún de los tres presupuestos municipales se consignó cantidad para ello.

En este punto, el concejal de Tráfico y Policía, Miguel Flórez reconoció haber tenido contactos con Gespol para la compra de fotos rojos «así como con tras tres» pero insistió en que no es lo mismo los dichos que los hechos. «No se ha comprado ningún programa ni se va a comprar».

Por su parte, Blanco advirtió que el equipo de gobierno no ha estado «condicionado o coaccionado» por ningún concejal o grupo municipal de la oposición ni a en la elaboración del plan económico financiero ni en los presupuestos ni en la revisión de tasas públicas. «Este equipo de gobierno en la toma de acuerdos relevantes jamás ha estado coaccionado».

En este sentido, Blanco resaltó el trabajo de transparencia a lo largo de la legislatura así como en torno a la investigación en el marco de la Operación Enredadera.

«Siempre se les ha dado acceso a todos los expedientes que se estaban licitando y todos los contratos están incorporados al portal de transparencia», remarcó el portavoz del equipo de gobierno, que incidió en que no ha existido en la presente legislatura ningún contrato con las empresas investigadas. «Lo sabían el 4 de julio y lo saben hoy».

No habrá dimisiones

Por todo ello, Gancendo ha defendido la gestión como alcaldesa y de su equipo de gobierno al frente del Ayuntamiento de San Andrés «que no se ha perjudicado. Los que tomamos decisiones a veces nos equivocamos pero siempre hemos pensado en el interés ciudadano y no en el particular. Vamos a tener la oportunidad de demostrarlo en esas diligencias de investigación que esta abiertos».

Por todo ello, ni la alcaldesa ni los dos concejales del PSOE presentarán su dimisión, como así insistió IU, no sólo porque el partido no se lo ha pedido sino al entender que han actuado conforme a la legalidad. «¿Tenemos que aguantar que se nos pida la dimisión por una serie de conclusiones a las que se llevan porque se pinchas los teléfonos a unos empresarios cuando existen unas pruebas que demuestras que las conclusiones no se ajustan a la realidad? ¿Es justo dimitir por eso? Para usted sí, para mí no», concluyó la alcaldesa.

Dimisión no pero sí coherencia fue la solicitud que lanzaron desde la bancada del PP al hacer un símil con la situación que se vive en Villaquilambre y donde pesa una moción de censura contra el alcalde popular.

Un pleno en el que el edil del PAL-UL y miembro del equipo de gobierno obvió dar explicaciones aunque reconoció estar «políticamente muerto», mientras que UPL fue el más inquieto con su intensa ronda de preguntas, IU insistió en pedir responsabilidades políticas por la «gravedad» de los hechos, advirtiendo de que se reservarán las medidas oportunas si no se lleva a cabo la dimisión y Cs hizo defendió su contundente respuesta frente a la corrupción.

Por su parte, el ya exedil de la formación naranja, Juan Carlos Fernández, investigado en la Enredadera, defendió su gestión y enarboló la bandera de la presunción de inocencia.

Contenido Patrocinado

Fotos