La juez fija una fianza de 3,4 millones para la cúpula y 13 responsables de la Vasco por el accidente del pozo Emilio

Los familiares de los fallecidos piden justicia a las puertas de los juzgados./
Los familiares de los fallecidos piden justicia a las puertas de los juzgados.

La titular del Juzgado de Instrucción Número 4 ordena la apertura de juicio oral y sienta en el banquillo a los 16 imputados por el accidente que costó la vida a seis mineros | Deberán depositar la fianza en cinco días | En la causa se personan un total de 13 acusaciones particulares

A. CUBILLASLeón

Paso de gigante en el caso de los ‘seis de la Vasco’. La jueza titular del Juzgado de Instrucción nº4 de León ha acordado la apertura de juicio oral contra la ‘cúpula’ de la Hullera Vasco Leonesa y otras 13 personas-16 en total- en total como autores de un delito contra los trabajadores en concurso ideal, seis delitos de homicidio por imprudencia, un delito de lesiones por imprudencia grave y siete delitos de lesiones por imprudencia.

Concretamente y según el auto que ha tenido acceso a leonoticias y que era notificado a última hora de este jueves a las partes, el juez solicita a los 16 imputados el pago conjunta y solidariamente de una fianza de 3.420.000 euros en el plazo de cinco días, procediendo al embargo de sus bienes de su propiedad si transcurre el tiempo fijado.

En detalle

Fianza con la que, según recoge el auto, se asegurará el pago de las responsabilidades pecunarias que, en definitiva, puedan declararse procedentes. El pago se fija atendiendo valorando los delitos por los que se les acusa, por los que incluso se piden penas de multa de hasta un año con cuotas diarias de 30 euros.

13 acusaciones particulares

En total y según recoge el escrito judicial, junto con el Ministerio Fiscal han sido 13 las acusaciones particulares, representantes de fallecidos y heridos, los que han presentado escrito de acusación contra los 16 acusados.

Concretamente, los representantes legales de las familias de cinco de los seis fallecidos – José Antonio Blanco, Juan Carlos Pérez, Manuel Antonio Moure, Orlando González y Roberto Álvarez- solicitan penas que oscilan entre los siete y seis años de cárcel por los delitos de homicidio y contra los derechos de los trabajadores.

Penas

La Fiscalía responsabiliza a 15 personas del accidente para los que solicita una pena de 3 años y medio de cárcel así como indemnizaciones a las familias de los fallecidos de 1,105.000 millones de euros y más de 776.000 euros a los trabajadores que resultaron heridas, con cuantías que oscilan entre los 272.500 euros y los 24.550 según el grado de las secuelas

Los representantes legales de las familias de cinco de los seis fallecidos – José Antonio Blanco, Juan Carlos Pérez, Manuel Antonio Moure, Orlando González y Roberto Álvarez- solicitan penas que oscilan entre los siete y seis años de cárcel.

Los letrados de los heridos en el accidente solicitan penas de hasta seis años de prisión.

Por su parte, los letrados de los heridos solicitan penas de hasta seis años de prisión por los delitos de lesiones por imprudencia y contra la seguridad en el trabajo. Una pena, la máxima, solicitada por el Ramón Carro, representante legal de uno de los heridos que está liderando la acusación particular.

Auto en el que se decreta la apertura de juicio oral.
Auto en el que se decreta la apertura de juicio oral.

16 acusados

De esta modo, la jueza atiende a los requerimientos de Fiscalía y acusaciones y acuerda la apertura de juicio oral contra el presidente de la Vasco, Antonio del Valle, el vicepresidente y consejero delegado, Arturo del Valle, el vocal de la sociedad, Aurelio del Valle, el director general, Mario Calvo y el director facultativo del Grupo Tabliza, Jose Eliseo Solís.

Asimismo, considera autores directos del accidente a cinco ingenieros de Minas que en su día ocupaban los cargos del jefe y subjefe de Tabliza y responsables del servicio de prevención de riesgos, seguridad y salvamento -José Carlos García Jarrín, David Toribio, Javier Martínez, Jairo Gómez y Marcos Ulecia-.

Por último, considera responsables del falta accidente a cuatro vigilantes de seguridad –Carlos Conejo, José Ramón González, Óscar Luis Dopazo, Andrés Rodríguez- así como al delegado minero Alberto Rivero, a pesar de que el Ministerio Fiscal solicitó el sobreseimiento de la causa entendiendo no tenía la posibilidad alguna de disponer y organizar los medios productivos, la actividad laboral y la seguridad en el trabajo.

De este modo la jueza titular del Juzgado de Instrucción Número 4 fija las bases para el juicio oral por la muerte de seis mineros el 28 de octubre de 2013 en un accidente que dejó otros ocho mineros heridos.

Auto previo

El accidente se produjo por una invasión masiva de grisú que dejó el oxígeno por debajo del 1% y causó la muerte inmediata de los seis trabajadores que en ese momento se encontraban en el taller de la planta 7ª del ala Este del macizo 7º del grupo Competidora. Murieron José Antonio Blanco, Juan Carlos Pérez, Manuel Antonio Moure, Roberto Álvarez, Orlando González y José Luis Arias.

El auto previo de imputaciones de la juez del Juzgado de Instrucción nº4 de León detalla los graves errores que provocaron el fatídico accidente. Un auto que contradice a las declaraciones de los que fueran responsables de la Hullera Vasco Leonesa que, durante sus declaraciones en sede judicial, reiteraron que el siniestro fue algo “absolutamente imprevisto” y que había un seguimiento en la seguridad en el interior de la Vasco.

Claves

La juez responsabiliza a los 16 imputados de seis delitos de homicidio con imprudencia grave y ocho de lesiones por imprudencia.

No se paralizaron los trabajos ni se impidió el acceso al tajo pese a que se estaban trabajando en condiciones muy peligrosas, sin las adecuadas medidas de seguridad, poniendo en grave peligro la vida, la salud y la integridad física de los trabajadores

El día del accidente el personal de seguridad no obligó a los mineros a utilizar el autorescatador, lo que provocó la muerte de alguno de los mineros

A las 13.24 horas del día 28 de octubre se registró un aumento “brusco” de metano por encima del 5%

La correcta colocación de los sistemas de ventilación hubieran evitado la privación de oxígeno de los accidente y, en consecuencia, que perdieran el conocimiento en 66 segundos

José Antonio Blanco, Juan Carlos Pérez, Manuel Antonio Moure, Orlando González, Roberto Álvarez y José Luis Arias fallecieron consecuencia de una oxipriva ocasionada por respirar en una atmósfera con una gran cantidad de metano.

Nada más lejos de la realidad, el accidente se pudo haber evitado. Es más, el juez advierte de que los mineros estaban trabajando en condiciones muy peligrosas, sin las adecuadas medidas de seguridad, lo que ponía en grave peligro la vida, la salud y la integridad física.

En este sentido, la juez asegura que fueron “muchos los avisos e indicios de riesgo” que la mina fue dando a diario sin que los 16 imputados los tuvieran en cuenta, como ocurrió el 15 de noviembre cuando por primera fue visible la bóveda que, junto a la sobrecarga del carbón que soportaba, provocó una desgasificación de gas grisú que provocó la muerte de los mineros.

El accidente

En el auto, se detalla que desde el día 12 de octubre se habían superado “en más de la mitad de la jornada” los límites establecidos de gas metano, registrándose valores “en general” altos durante la semana de explotación del 14 al 18 de octubre, siendo el día 25 cuando se experimenta una subida brusca que sitúa al metano en el 2%.

A ello se suma que el 28, cuando se reanudaron los trabajos, se registró un corte de ventilación que provocó que el metano alcanzará el 3%, hasta que a las 13:24 horas, hora en la que tuvo lugar el fatal accidente, se registró un aumento “brusco” por encima del 5%.

Contenido Patrocinado

Fotos