Leonoticias

Los bombardeos abocan a Alepo al desastre con casi 50 muertos

vídeo

Una calle de Alepo, devastada tras los bombardeos del régimen sirio sobre zonas rebeldes de la ciudad. / Hosam Katan (Reuters) I Atlas

  • Los ataques aéreos "continuos e indiscriminados" del régimen sirio dejaron ayer unas 70 víctimas mortales y decenas de heridos en los barrios orientales de la ciudad

Los continuos bombardeos están abocando al desastre humanitario a los barrios orientales de la ciudad siria de Alepo (norte), asediados por el Ejército y donde casi medio centenar de personas murieron hoy por los ataques de la fuerza aérea siria y rusa.

"La situación es catastrófica, los aviones han estado bombardeando la localidad de forma incesante desde ayer, no hay ningún sitio seguro", ha lamentado en declaraciones a Efe por internet el portavoz de la Defensa Civil en Alepo, Jaled Jatib.

De hecho, al menos 50 personas han fallecido por los ataques aéreos contra los distritos del este de Alepo, según los datos de la Defensa Civil, un grupo de voluntarios que presta labores de rescate en las áreas fuera del control del Gobierno en Siria.

Jatib ha destacado que entre las decenas de heridos hay "cinco cascos blancos", como se denomina también a los miembros de la Defensa Civil, que sufrieron lesiones cuando participaban en tareas de salvamento en el barrio de Al Kalads.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha señalado que hubo 45 muertos por los bombardeos de aviones sirios y rusos contra las zonas de Bustan al Qasr, Al Kalasa, Al Marya, Bab al Nairab, Tariq al Bab y Ard al Hamra, en el este de Alepo.

Además, otras siete personas perecieron en ataques similares en los pueblos de Atareb y Kafr Dael, al oeste de la población.

Desde el interior de Alepo, el activista Abdalá al Asani ha señalado a través de internet que "la situación es muy mala". "La gente ha bautizado la jornada de hoy como 'el día del juicio final", ha enfatizado.

Al Asani ha indicado que el barrio más castigado por los bombardeos ha sido el de Bustan al Qasr, donde al menos trece personas han perdido la vida y decenas han resultado heridas.

"No hay lugar donde protegerse en Alepo", ha sentenciado este activista, quien agregó que las fuerzas rusas están atacando la urbe con un tipo de cohetes que ocasionan grandes temblores de tierra al impactar en el suelo.

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza opositora, ha asegurado en un comunicado que Rusia está empleando nuevas armas por primera vez en la campaña militar de Alepo, aunque no precisó el tipo de armamento.

"Las continuas embestidas en Alepo, una de las ciudades habitadas más antiguas del mundo, han causado un daño amplio y masivo con el objetivo claro de asesinar y desplazar al máximo número de civiles atrapados dentro", ha denunciado.

En la nota, la CNFROS ha acusado a la comunidad internacional de proseguir con su "inacción frente a los crímenes atroces cometidos a la luz del día" y ha advertido de que esta pasividad empujará a algunos sirios al extremismo, lo que puede suponer consecuencias "terribles" en la región y otras partes del mundo.

Aparte de los bombardeos, hoy estallaron combates entre facciones rebeldes e islámicas y el ejército sirio en distintas partes de Alepo.

Al Asani ha detallado que hay enfrentamientos en las áreas de Al Ameriya y Al Ramusa, en el suroeste, así como en Malah y Al Handarat, en el norte, donde se desarrollan los choques más intensos.

Avance estratégico del régimen

Precisamente, los efectivos gubernamentales se han hecho con el dominio del campo de refugiados palestinos de Handarat después de "eliminar un número de terroristas" y destruir sus armas y vehículos, según ha informado la agencia de noticias oficial SANA.

Este es un avance estratégico porque las autoridades consolidan sus posiciones en zonas al norte de Alepo y garantizan la seguridad del llamado camino de Castelo, cuyo control arrebataron a los rebeles en julio pasado, materializando así el cerco al este de Alepo, dominado por los insurgentes.

El repunte actual de la violencia en Alepo se produce después de que las Fuerzas Armadas sirias dieran por terminada el lunes la tregua de una semana en todo el país.

El alto el fuego ha conseguido reducir los niveles de violencia en sus primeras jornadas, pero las violaciones fueron aumentando con el paso de los días.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha avisado de que no habrá más altos el fuego unilaterales en Siria, en una entrevista emitida por la cadena de televisión rusa Rossía-1.

"Si nuevamente todo se va a reducir a peticiones de pasos unilaterales por parte de las fuerza aéreas de Rusia y de Siria, no volveremos a atenderlas", ha apuntado el responsable ruso.

Por su parte, desde la Asamblea General de la ONU, el ministro sirio de Exteriores, Walid al Mualem, se ha mostrado favorable a respaldar una solución política al conflicto y agradeció el apoyo militar que ha recibido de "verdaderos amigos" como Rusia e Irán.