Adif encarga un estudio para adoptar medidas por los daños ocasionados por la Variante de Pajares

Imagen de la pérdida de agua bajo un tramo de la Variante. /
Imagen de la pérdida de agua bajo un tramo de la Variante.

El estudio servirán para conocer el comportamiento del agua y «proponer las medidas compensatorias que procedan» ante los daños ocasionados en cauces y manantiales en la provincia de León principalmente

A.C. | EFE

Adif ha formalizado la contratación con la empresa Tragsa de un estudio sobre aforamientos en cauces y manantiales en superficie en la zona de los túneles de la Variante de Pajares, para adoptar medidas compensatorias por los daños y consecuencias que hubiera podido causar esta obra.

El estudio, según han señalado desde Adif, servirá para conocer el comportamiento del agua y "proponer las medidas compensatorias que procedan".

Adif, sancionada por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) con una multa de 10.000 euros por incumplir dos requerimientos de solución e inventariado de los daños causados por los túneles de la variante (que unirá la meseta central con Asturias en el futuro Corredor Atlántico), formalizó el pasado 7 de septiembre con la empresa pública Tragsa el contrato para hacer ese estudio y seguimiento.

Las mismas fuentes han recordado que Adif informó en marzo a la CHD de que realizaría un estudio que permitirá conocer la influencia del drenaje de los túneles, una vez finalizados todos los tratamientos de inyección en el interior de los mismos y el sellado de sumideros en superficie y contrataría los trabajos para el control hidrogeológico.

La CHD estimaba que León perdía cada año 3,6 millones de euros de agua como consecuencia del trasvase a la vertiente asturiana

Adif, en colaboración con la ingeniería pública Ineco, trabajó en los meses previos al verano en el pliego para la contratación de la asistencia técnica para la realización de aforamientos en cauces y manantiales en superficie en la zona de los túneles de Pajares, cuyo objetivo es medir el caudal de los cauces y surgencias (manantiales originados por aguas subterráneas).

Con ello se pretende establecer modelos que reflejen el comportamiento del agua subterránea, cuyas conclusiones sirvan para proponer las medidas compensatorias que procedan.

Este seguimiento, que es complementario al ya realizado durante la ejecución de las obras, se extenderá durante varios ciclos hidrológicos de modo continuo y se intensificará en los periodos de estiaje, han indicado las mismas fuentes de Adif.

8 y 10 hectómetros cúbicos de pérdida anual

La CHD inició un expediente sancionador contra Adif tras una denuncia de la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores y la Asociación LACERTA por los daños causados por las obras de la variante de Pajares, que derivó en una resolución del organismo rector de cuenca, conocida el pasado 5 de septiembre, en que multaba con 10.000 euros al operador ferroviario por incumplir dos requerimientos que se le hicieron el 29 de junio de 2016.

En ellos se pedía a Adif que diera una solución e hiciera un inventariado de los daños causados por los túneles de la variante.

Grito desesperado

Unir León y Asturias a través de dos túneles de 24,6 kilómetros no sólo es una de las grandes obras de ingeniería hechas en España sino que también es un prodigo técnico lleno de imprudencias que ha derivado en el «mayor atentado medioambiental» de los últimos años.

Era el grito desesperado lanzado por los vecinos afectados por la Variante de Pajares, una obra que preveía estar culminada en 2010 pero, que tras más de 3.000 millones de euros de inversión, “está poniendo en jaque el corazón de la Cordillera Cantábrica” tanto cuantitativa como cualitativamente.

Según un informe de la Confederación Hidrográfica del Duero, León pierde cada año 3,6 millones de euros. Es el valor del agua que anualmente trasvasa a la vertiente asturiana como consecuencia de las obras de la Variante de Pajares que no han dado solución al trasvase de agua que en la actualidad asciende a 350 litros por segundo, de los que el 70% proceden de arroyos, ríos y bolsas de agua de la provincia de León.

La Confederación resolvió que Adif incumplió el requerimiento de que en el plazo de dos meses presentaría una solución definitiva que corrigiera la derivación de aguas desde la vertiente leonesa a la asturiana como consecuencia de la intercepción de acuíferos a través del túnel Léon-Asturias y de la apertura de sumideros que afectaban a varios cauces y fuentes que vierten al túnel.

También consideró incumplido otro que se le hizo para que se realizara un inventario de cauces y manantiales afectados y el aforo de los caudales de la cuenca del Duero trasvasados.

La CHD, que rechazó las alegaciones de Adif, sancionó en su cuantía máxima los incumplimientos teniendo en cuenta las pérdidas de caudales de los arroyos, que estimó en un volumen anual de entre 8 y 10 hectómetros cúbicos, así como el tiempo desde que se venían produciendo sin que se hubiera puesto una solución.

Contenido Patrocinado

Fotos