El reto mundial del Medio Ambiente

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente./
El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente.

El cambio climático redefinirá la modernidad. Los avances tecnológicos y la mayor sensibilización de la sociedad son los principales vehículos para intentar reducir los efectos negativos de este problema mundial

EDURNE MARTÍNEZmadrid

Este domingo se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. Según Naciones Unidas, éste es uno de los principales vehículos que utilizan para fomentar la sensibilización mundial sobre el medio ambiente y promover la atención y acción política al respecto. Este día fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972 coincidiendo con la primera cumbre mundial sobre medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Ambiente Humano.

Los fines de este evento anual son el aumentar la conciencia medioambiental, y fomentar la acción global en la protección del medio ambiente, señalan desde Ecologistas en Acción. Sin embargo, la ONG destaca que estos objetivos están "muy lejos de cumplirse a causa del incumplimiento generalizado de nuestra legislación ambiental por parte de las distintas administraciones, local, autonómica, estatal y europea.

Los objetivos de esta celebración son darle una cara humana a los temas ambientales, motivar que las personas se conviertan en agentes activos del desarrollo sostenible y equitativo, promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales, y fomentar la cooperación.

muertes

430 mil
prematuras en Europa y 7 millones a nivel global, debido a los altos niveles de contaminación atmosférica, según la OMS.

Cada año se elige un tema principal sobre el que versarán las actividades. El año pasado el lema fue Siete mil millones de sueños. Un solo planeta. Consume con moderación. En esta ocasión, se ha querido incidir más en el aspecto animal, por lo que el tema elegido es 'Comercio ilegal de especies salvajes' (Illegal Trade in Wildlife).

El 'Informe sobre Sostenibilidad en España 2016' realizado por la Fundación Alternativas en colaboración con Ecoembes revela que el siglo XXI se caracterizará por la comprensión de la importancia de los ecosistemas biogeofísicos, indispensables para la supervivencia de la humanidad. Esto quiere decir que las energías renovables y las espectaculares mejoras de la eficiencia energética no serán solo para la minoría de Occidente. Por tanto, el desafío que entraña el cambio climático es enorme: ser capaz de redefinir la modernidad.

El quinto informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), base para los acuerdos políticos mundiales de lucha contra el cambio climático, concluye que ya se ha producido un aumento de la temperatura media del planeta de cerca de 0,85ºC respecto a los niveles preindustriales; el deshielo de los polos es acuciante: Groenlandia y la Antártida pierden masas de hielo cada año; y como consecuencia directa el nivel del mar está aumentando a un ritmo vertiginoso: un 0,19 mm/año de media en el periodo 1901-2010.

El informe asegura, por tanto, que el cambio climático amplificará los riesgos actualmente existentes y creará nuevos riesgos para los sistemas naturales y humanos, que afectarán en mayor medida a las comunidades más pobres.

Según datos disponibles de la macro encuesta sobre cambio climático realizada por la UE (Eurobarómetro especial 435, 2015), en torno a ocho de cada diez encuestados en España piensan que el cambio climático es un problema muy serio (79%, cuando la media de la UE es del 69%). Casi seis de cada diez están totalmente de acuerdo con que la lucha contra el cambio climático y una utilización más eficiente de la energía pueden potenciar la economía en la UE (58%, la media de la UE es del 37%). Es más, dos de cada tres dicen que han tomado personalmente alguna medida para luchar contra el cambio climático en los últimos seis meses (66%, muy por encima de la media de la UE del 49%).

En España, el calentamiento global supondrá un aumento de la temperatura, una disminución de lluvia y más irregular, y un aumento de los acontecimientos climáticos extremos, como las sequías, las olas de calor y las tormentas o inundaciones.

Pero, ¿cuáles son las causas del cambio climático? Los científicos del clima las sitúan en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) producidas por la actividad humana, unida a la variabilidad natural del planeta. Concretamente, el informe de la Fundación Alternativas alerta de que se ha pasado de los 278 pmm (partes por millón) de dióxido de carbono (CO2) preindustriales a los 397,7 pmm en 2014, los mayores niveles en la historia humana.

Y eso supone un gran desembolso económico para reducirlo. La Agencia Internacional de la Energía ya hablaba en 2004 de la necesidad de invertir 550.000 millones de dólares adicionales anuales para abordar este problema que en gran medida podría paliarse con los avances tecnológicos, pero las negociaciones sobre el cambio climático van unos pasos por detrás de la realidad tecnológica, dice el estudio.

Por sectores económicos, el de la energía está concretando el cambio de los combustibles fósiles a las energías renovables y a la eficiencia energética. Desde el momento en el que el tipo de producción y consumo de la energía absorven todos los ámbitos de las sociedades, somos conscientes de que estamos ante el mayor cambio social desde el inicio de la revolución industrial, señala el informe de Ecoembes.

Actualmente estamos insertos en la 'Sociedad del Petróleo', pero se abre la oportunidad de una sociedad diferente, la 'Sociedad del Sol', necesaria si se pretenden reducir los efectos nocivos de la contaminación. Ésta es responsable de 430.000 muertes prematuras en Europa (EEA, 2015) y 7 millones a nivel global según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Facebook y Microsoft, concienciados

De hecho, algunas de las mayores empresas del mundo son ya conscientes de la irreversibilidad del escenario del cambio climático y, por tanto, de las limitaciones de continuar con el modus operandi actual, además de darse cuenta de las oportunidades de negocio que se abren. Ilustra el caso la 'Breaktrough Energy Coalition', donde se encuentra el fundador de Microsoft, Bill Gates; el consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg; el fundador del poral de ventas online Alibaba, Jack Ma; el de Amazon, Jeff Bezos; o el del grupo Virgin, Richard Branson. Su finalidad es invertir en proyectos que cumplan con una serie de objetivos como producir una tecnología de cero emisiones de gases de efecto invernadero.

Volviendo a España, es importante reseñar que ha sido uno de los pocos países europeos que fue aumentando sus emisiones de GEI durante estos últimos años. Alrededor de 1.000 empresas son responsables del 45% de las emisiones, entre las cuales se encuentran 10 empresas que por sí solas copan el 65% industrial de las emisiones (el 27% de todos los sectores). Se trata, principalmente, de centrales de energía, cementeras y productoras de acero.

Compromisos de la Cumbre de París

En la reciente Cumbre de París, casi todos los países del mundo han acordado luchar contra el cambio climático (195 países, con incorporaciones clave como son Estados Unidos y China), con compromisos voluntarios pero cuantificados para cumplir entre 2025 y 2030.

Según el informe de la Fundación Alternativas y Ecoembes, Estados Unidos se ha comprometido a reducir sus emisiones de GEI entre un 26 y 28% para 2025 respecto a los niveles de 2005. Por su parte, la UE ha hecho lo propio pero anunciando reducciones de hasta el 40% para 2030 respecto a los niveles de 1990. Rusia, por otro lado, entre el 25 u el 30% respecto a los niveles de 1990; China prevé alcanzar su pico de emisiones en 2030 y se compromete a reducir un 65% en relación a su PIB respecto a 2005.

España, por su parte, se plantea una reducción de GEI en, al menos, un 40% para el año 2030 sobre las emisiones de 1990, así como el 10% en 2020 respecto a 2005, en sectores difusos como el transporte, la agricultura o los residuos.