Los viajeros llegan a pagar hasta un 30% más en las rutas de autobús

Autobus en doble fila en la estacion de autobuses de Vitoria, en la calle Los Herran/Rafa Gutiérrez
Autobus en doble fila en la estacion de autobuses de Vitoria, en la calle Los Herran / Rafa Gutiérrez

Según la OCU, el aumento se debe a que casi la mitad de las concesiones están caducadas y llevan décadas sin licitarse

ALAIN MATEOSMadrid

Los usuarios pagan un 30% más de lo que deberían en casi la mitad de las rutas de autobús interurbano -aquellas que recorren dos comunidades autónomas como mínimo-, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), debido a que las concesiones están caducadas «desde hace décadas» y no se han vuelto a licitar. La entidad asegura que, por ejemplo, en un trayecto de 1.000 kilómetros con una concesión renovada el precio estipulado del billete es de 58 euros, mientras que, si la licencia lleva sin licitarse más tiempo del que marca la normativa, el precio sube a 75 euros. Otro ejemplo del incremento del precio por la falta de licitación, que sucede en el 45% de las rutas, ocurría en el trayecto de Madrid a Segovia. Tras la nueva adjudicación de la concesión, el precio es de 4,05 euros. Antes, en cambio, era de 7,91 euros.

En un país en el que el 51% de los viajes se hacen en autobús, «las concesiones es lo único que no ha evolucionado en diez años», aseveró la portavoz de la OCU, María del Mar Bermejo. «Una de las consecuencias directas en los consumidores es un aumento en el precio que no debería darse». El informe ha analizado 82 rutas nacionales en las que las compañías Alsa, Avanza y Samar aglutinan el 75% de un mercado de 695 millones de usuarios al año. Estas compañías de buses se «ven beneficiadas de la dejadez de la Administración central», a pesar de que la normativa europea exige que sus licencias sean renovadas cada diez años, o quince como excepción, según apunta Bermejo.

Transparencia

La «falta de transparencia» en este mercado «la pagan los consumidores», dice Bermejo. Las compañías de autobús «ocultan» en su página web la normativa que estipula las indemnizaciones en caso de retraso o cancelación, señala la OCU. Además, a la hora de comprar el billete las grandes compañías añaden un seguro de viaje por defecto. «Si no está atento el usuario para anular la compra del seguro, te cobran de más», denunció.

La OCU reclama abrir el mercado, ahora dominado por esas tres grandes compañías, y pide a la Administración central «abrir las posibilidad de concursar a más empresas», aunque «no es cuestión del color del Gobierno, ya que han estado todos -en referencia al bipartidismo entre PP y PSOE- y ninguno pone interés».