La Guardia Civil desarticula una organización dedicada a introducir migrantes en España

Agente de la Guardia Civil./Guardia Civil
Agente de la Guardia Civil. / Guardia Civil

Se ha investigado a 132 personas y se han detectado más de 200 expedientes de solicitud de tarjeta de residencia española fraudulentos

COLPISASanta Cruz de Tenerife

La Guardia Civil, en el marco de la Operación Klan-TF II, ha desmantelado una red delictiva dedicada a falsificar documentos para obtener tarjetas de residencia española.

La organización falseaba justificantes de envíos de dinero a los países de origen de los interesados. El mayor número de casos se ha detectado en Cuba y Venezuela, ya que según la normativa vigente, una persona con DNI español puede solicitar la reagrupación de familiares que dependan económicamente de él y residan en Sudamérica.

La investigación se inició tras tener conocimiento, a través de la oficina única de extranjería de Santa Cruz de Tenerife, de la existencia de expedientes de solicitudes de tarjetas de residencia española que podrían contener documentos falsificados, relacionados principalmente con envíos de dinero.

Por ello, los agentes analizaron más de 220 expedientes y, tras consultar a las diferentes empresas de transacciones económicas que operan a nivel internacional en España, se comprobó que los justificantes eran falsos. De las 132 personas investigadas se detectaron casos en los que se había presentado el mismo documento para cuatro familiares distintos.

Falsificaban los justificantes utilizando recibos en blanco

Varios locutorios, situados en las islas de Tenerife y La Palma, utilizaban recibos en blanco disponibles en sus propios establecimientos. Además, recurrían a sedes centrales de empresas económicas que se convertirían, después, en el objetivo de investigación para la Policía.

La operación, dirigida por de la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de la Guardia Civil de Tenerife, con la colaboración de la oficina única de extranjería de Santa Cruz de Tenerife, obtuvo la prueba definitiva cuando las organizaciones acreditaron que los envíos no se habían formalizado porque los remitentes no figuraban como clientes.

Los registros se han realizado en las localidades de San Cristóbal de La Laguna, Las Galletas y Santa Cruiz de Tenerife, y según los propios investigadores, el «boca a boca» ha sido más que suficiente para que la estafa sea conocida en toda la isla tinerfeña.