Así es la máquina de las Fuerzas Armadas con la que entrena el atletismo español

La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles./Isaac Asenjo
La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles. / Isaac Asenjo

Una veintena de atletas españoles se entrenan en el Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial, con una cámara climática, que permite simular las condiciones que se encontrarán en el campeonato del mundo de Doha

ISAAC ASENJOMadrid

Incluso sin tener vocación de combate, Jesús Ángel García Bragado, el atleta con más participaciones en Juegos Olímpicos del mundo -siete- y José Ignacio Díaz, uno de los mejores marchadores españoles, se entrenan en las instalaciones de las Fuerzas Armadas a la búsqueda de un metal en el próximo campeonato del mundo de Doha que se celebrará en el mes de septiembre. Se colocan su ropa de entrenamiento habitual, sus geles y el agua necesaria, se adhieren unos parches a la piel y entran en una cámara climática a correr durante alrededor de 90 minutos. No es un lugar cualquiera. En cuanto se abren las compuertas uno se sitúa en Córdoba en pleno agosto: 40 grados. La humedad tampoco es baladí, entre 60% y 70%.

Jesús Ángel García Bragado, en el interior de la cámara climática.
Jesús Ángel García Bragado, en el interior de la cámara climática. / Isaac Asenjo

Los dos atletas -junto a otra veintena de competidores- mantienen un plan de entrenamiento semanal en el que se les irá analizando la frecuencia cardíaca, el desgaste en carrera, la temperatura de la piel, la orina y la respiración. Todo ello monitorizado a través de unas cámaras controladas por los especialistas de la Federación Española de Atletismo. Durante varias semanas llevarán pruebas con los atletas que permitan no solo conocer la estragia llevada a cabo en Doha durante la carrera -maratón y marcha- sino también el momento ideal del viaje a la capital catarí. «Realizan entrenamiento al 80% de su marca personal», destaca Josu Gómez, un fisiólogo con experiencia internacional que está detrás del proceso de tecnificación de los atletas españoles.

El experto confía en que esta línea de investigación al más alto nivel se pueda replicar en otros deportes y competiciones así como que las conclusiones de estos entrenamientos puedan ser útilez para los entrenadores del futuro.

Síntomas de hipoxia

La cámara climática es una de las cuatro grandes áreas de entrenamiento que tiene a su disposición el Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial (CIMA) y que ha visitado este martes la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles. La titular de este ministerio ha realizado un recorrido junto a la coronel María Rosa García Toledano, que se encuentra actualmente al mando del CIMA, siendo la primera militar de este empleo que manda una unidad del Ejército del Aire.

Junto al laboratorio de rendimiento humano se encuentran un novedoso simulador de vuelo de Hipoxia que adiestra y dota de mayor capacidad de resistencia a los militares españoles, un simulador de desorientación espacial que provoca distintos efectos propios de la aviación para que los pilotos sepan reconocerlos en diferentes circunstancias, y un laboratorio de visión nocturna. especializado en la optimización y mejora de las capacidades del personal con responsabilidad en vuelo.

Un instructor muestra el funcionamiento del simulador de desorientación espacial.
Un instructor muestra el funcionamiento del simulador de desorientación espacial. / Isaac Asenjo

La ministra se ha mostrado muy satisfecha de que los atletas de élite españoles puedan emplear las instalaciones de las Fuerzas Armadas, lo que implica, en su opinión, «que están plenamente integradas en la sociedad española, no sólo en los trabajos de mantenimiento de la paz o la defensa de los valores, si no también contribuyendo al estudio de la medicina y de la promoción del deporte».

«Esta colaboración tan próxima entre el deporte de élite y el Ejército del Aire pone de relieve que las Fuerzas Armadas son un ejemplo muy importante en todos los ámbitos: en el espíritu de defensa, en el estudio de la ciencia y la tecnología y en la colaboración con la sociedad», ha reiterado.