La Fiscalía de Barcelona denuncia a HazteOir por atacar la libertad de las mujeres

El autobús de HazteOir, tras el ataque en Barcelona./ R. C.
El autobús de HazteOir, tras el ataque en Barcelona. / R. C.

La Guardia Urbana impone a la organización una multa por atentado a la dignidad tras el paso del autobús por la capital catalana

CRISTIAN REINO Barcelona

Cuatro días después de su paseo por Madrid, el autobús de HazteOir recaló este lunes en Barcelona. Su escala en la capital catalana, dentro de la campaña en contra del feminismo, provocó incidentes y se saldó con un ataque con pintura al vehículo, una multa y una denuncia de la Fiscalía. Sobre las 14:30 horas, el autobús de esta asociación unltraconservadora entró a la ciudad condal por la Diagonal. Decenas de personas, algunas de ellas de las organizaciones Arran y de la CUP se concentraron en la vía para impedir su paso.

Cuando el vehículo se ha detenido, activistas de la izquierda radical han arrancado una parte de las inscripciones que lleva el autobús y han realizado pintadas. Debajo del lema de la campaña de la entidad ultra, que dice que 'No es violencia de género, es violencia doméstica', los miembros de la rama juvenil de la CUP pintaron 'Fuck nazis'. También arrancaron la imagen en vinilo de Hitler con la cara maquillada y el símbolo feminista en la gorra con el lema 'stop feminazis'.

En paralelo, la Fiscalía presentó una denuncia ante el juzgado de guardia contra los responsables de la campaña de HazteOir y reclamó que se inmovilice el autobús. Según el Ministerio Público, la campaña ataca la dignidad, los derechos y la libertad de las mujeres. El magistrado consideró que, «por muy aborrecibles o incluso repugnantes que puedan resultar las expresiones vertidas o más en particular la simbología utilizada y objeto de denuncia y que nuevamente nos retrotrae a un pasado vergonzante para la humanidad, paradigma de la vulneración sistemática y generalizada de los más primarios y esenciales derechos humanos», las frases que muestra el autobús responden a la libertad de expresión y no se ajustan al tipo delictivo que permitiría, en este momento procesal, adoptar las medidas solicitadas. Por tanto, desestimó la petición del ministerio público de medidas cautelares consistentes en la inmovilización de vehículo y su depósito judicial.

En cualquier caso, horas después de su llegada a la ciudad y tras los incidentes con los independentistas y después de que los Mossos despejaran la Diagonal, el autobús fue custodiado por la policía catalana para que abandonara la ciudad. Lo hizo hacia las 16:15 horas sin haber podido realizar el trayecto que preveía por el centro urbano.

La Guardia Urbana de Barcelona sancionó al autobús a través de la ordenanza de convivencia del Ayuntamiento de Barcelona por un atentado contra la dignidad de las personas, que comporta una sanción de 750 a 1.500 euros. El vehículo también ha sido sancionado de acuerdo a la ley de publicidad de Cataluña.

Más información: