Investigadores españoles consiguen eliminar el cáncer de páncreas en ratones

El bioquímico Mariano Barbacid. / Efe

El equipo dirigido por Mariano Barbacid descubre que atacando de forma simultánea a dos dianas terapéuticas se eliminan los tumores

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

El equipo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas dirigido por el doctor Mariano Barbacid, en un proyecto cofinanciado por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), ha encontrado una nueva estrategia terapéutica que permite la eliminación de cánceres ductales de páncreas en un modelo experimental desarrollado en ratones. El camino encontrado se basa en la eliminación simultánea de dos dianas moleculares, EGFR y c-RAF, que son mediadoras de las señales del oncogén KRAS, responsable de la iniciación de más del 95% de los tumores. Un cáncer, el de páncreas, que tiene una tasa de superviviencia a los cinco años de su diagnóstico de tan solo el 5%. «Tiene más mortalidad con tres veces menos de casos que el cáncer de mama», apuntó de forma gráfica Alfredo Cerrato, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Ramón y Cajal (Madrid).

El trabajo, publicado en 'Cancer Cell', abre nuevas esperanzas para frenar la mortalidad de esta enfermedad, pero en un futuro próximo. «No va a servir en pacientes que tienen ahora cáncer de páncreas. No va a ser para mañana o para pasado mañana, sino para dentro de entre cinco y diez años», recalcó Barbacid.

El científico explicó que el adenocarcinoma ductal de páncreas (ADP) es una de las formas más agresivas de cáncer y una de las que más se resiste a los tratamientos actuales, ya sean de medicina personalizada o de inmunoterapia.

En la actualidad, la curación de los ADP se limita prácticamente a aquellos casos en los que el tumor está localizado y puede ser eliminado quirúrgicamente, lo que representa menos de un 10% de los pacientes. Detrás de estos casos, en un 95% está el KRAS. «Pero no sabemos cómo atacarlo directamente», explicó Barbacid. Así que los científicos buscaron otro camino, dos dianas con potencial terapéutico: el receptor del factor crecimiento epidérmico EGFR (en sus siglas en inglés) y la quinasa c-RAF. Los investigadores del CNIO trabajaron en una nueva generación de ratones modificados genéticamente. A los seis meses, los roedores habían desarrollado un cáncer de páncreas con las mismas mutaciones responsables de los tumores malignos de los humanos. Eran tumores humanos en miniatura.

Entonces, comenzó el trabajo de eliminación de las dos dianas, EGFR y c-RAF. Por separado, los investigadores observaron que no había ningún efecto. Sin embargo, cuando se atacaban a ambas dianas simultáneamente se pudo comprobar que un porcentaje importante de tumores ADP de alto grado no sólo dejaron de crecer, como suele suceder en la mayoría de los modelos experimentales, sino que en unas semanas desaparecieron completamente. Este efecto terapéutico no había sido observado previamente en ningún modelo experimental de ADP in vivo.

Además, la eliminación sistémica del EGFR y de c-RAF sólo produjo una toxicidad menor ya observada en pacientes tratados con inhibidores del EGFR, como Gefitinib o Afatinib y que consiste en una dermatitis fácilmente controlable. La eliminación concomitante de c-RAF no indujo ninguna toxicidad adicional. Por lo tanto, la terapia combinatoria basada en la inhibición simultánea de EGFR y c-RAF debería de ser bien tolerada por los pacientes de cáncer.

Estos excelentes resultados se dieron en la mitad de los ratones. Ahora, según señaló Barbacid, es necesario saber qué ha pasado en la mitad que no se ha curado, intentar llevar los resultados al ser humano y utilizar, en el futuro, nuevos fármacos que permitan eludir los «venenos» que se emplean en la actualidad para combatir la enfermedad. «Es un claro ejemplo de un resultado innovador y rompedor que podrá marcar una nueva era en el abordaje y tratamiento de un cáncer tan agresivo como es el cáncer pancreático», comentó Marta Puyol, directora de investigación de la AECC, que actualmente financia 334 proyectos con 56 millones de euros.