La Semana Santa de León llena hoteles, se extiende a la provincia y deja a la hostelería «satisfecha»

Imagen del centro de León este fin de semana. / Inés Santos

El sector compara este año con el «histórico» 2017 y destacan la desestacionalización del turismo, que llega a la ciudad fuera de los 'días grandes' de la semana

RUBÉN FARIÑASLeón

'León, tu gran Pasión'. Con ese lema, se trata de vender en los últimos años la Semana Santa de León, y la idea parece haber calado en el turista este año.

El 2019 será recordado como uno de los mejores para el sector hotelero y hostelero, quienes reconocen el 'lleno' en sus habitaciones y se quedan «satisfechos» con las ventas obtenidas.

Los hoteles han colgado el 'completo' desde el Jueves Santo hasta el Sábado Santo y, además, se destaca una desestancionalización de las reservas, con un crecimiento de éstas tanto el martes como el miércoles.

Crece en la provincia

Y si las 2.400 plazas hoteleras de León, de tres y cuatro estrellas, han vivido una Semana Santa en la capital casi histórica, poco tiene que envidiar el resto de la provincia.

Desde el sector subrayan que ha venido «más gente» a lugares como Ponferrada, Astorga o La Bañeza, arrastrados en parte por una Semana Santa de León «en auge».

En especial las familias han sido las encargadas de 'llenar' los hoteles de la provincia. «Nos ha sorprendido ver jueves, viernes y sábado lleno. Se ha trabajado mucho esta Semana Santa».

Se vende menos limonada

En la hostelería, los bares del casco histórico de León han logrado cuadrar cuentas esta Semana Santa, sólo comparable a la que calificaron como «histórica» en 2017.

«Ha habido muy buenos días y se ha extendido a casi toda la semana, no sólo a los días festivos. Y eso a pesar del mal tiempo», se sostiene desde la asociación.

Eso sí, el sector destaca el cambio de gustos entre los leoneses, que ya no consumen tanta limonada y sí otro tipo de productos más clásicos durante el resto del año.

No hay quien trabaje

Tanto hoteleros como hosteleros han destacado las dificultades que han tenido para encontrar mano de obra temporal.

«El gran problema ha sido encontrar gente para trabajar», se asegura desde ambos sectores, quienes creen no haber podido dar por este motivo el servicio que les hubiera gustado. «O no hay gente o no hay jóvenes que quieran trabajar».

Esta línea la mantienen los hoteleros, que han buscado reforzar plantillas pero objetan: «los jóvenes prefieren el ocio estos días; nos cuesta mucho encontrar personal que ame la profesión».

Una vez consolidada la Semana Santa, piden ahora que la promoción turística de la ciudad y la provincia vaya más allá de estos días «que se venden solos» y se apueste por otras épocas del año para reforzar la llegada de visitantes.