El 'despegue' del polígono de Villadangos permitirá alcanzar el 80% de ocupación al cierre de año y la llegada de nuevas firmas en 2020

Alejandro Barrera, en su despacho de alcalde en el Ayuntamiento de Villadangos del Páramo. / N. Brandón

Alejandro Barrera confirma el permanente interés de empresas por asentarse en el área industrial de cara al 2020 y anuncia la implantación de una línea regular de autobuses hasta León y bonificaciones de entre el 95 y el 80% en el impuesto de construcción de vivienda

A. Cubillas
A. CUBILLASLeón

Tiene 27 años y ya está al frente de uno de los pesos pesados económicos de León. Es perfectamente consciente y, por ello, asume con la máxima responsabilidad la tarea de liderar el Ayuntamiento de Villadangos del Páramo.

Alejandro Barrera cogió el testigo de Teodoro Martínez al que acompañó durante la última etapa como concejal de Cultura y del que mantiene intacto el compromiso de impulsar el polígono industrial que ideó su antecesor a principios de década.

Un área industrial que a pesar de la atracción inició de grandes empresas se vio lastrado durante años por la crisis económica que paralizó su crecimiento. Si bien, la salida traumática de la danesa Vestas, lejos de darle la puntilla le abrió una oportunidad.

«Al igual que cuando Teo ideó el polígono, incluso tachándole de loco, este es otro momento que podría marcar un antes y un después en el desarrollo de nuestro polo tecnológico. Y lo es, gracias al trabajo conjunto de Gobierno y Junta después de Vestas nos dejase tirados y engañase a todos», señala Barrera, que asegura que el polígono industrial «va por buen camino».

En parte, gracias a la llegada de Network Steel Resources y al abaratamiento del suelo tras su inclusión en el Programa Territorial de Fomento, que han tenido un efecto imán para pequeñas y grandes empresas que se materializará en los próximos meses.

En los próximos meses entrará en servicio una línea regular de autobuses que comunicará Villadangos del Páramo con León capital con parada en el polígono industrial de León

«Tanto empresas pequeñas como grandes están mostrado su interés por asentarse en el polígono y crear que alrededor de NSR serán muchas las empresas que lleguen», señala Barrera, que durante la entrevista apunta al despacho colindante donde se mantiene una reunión con unos empresarios interesados en su desembarco en VIlladangos.

Eso sí, Barrera se muestra prudente y prefiere no adelantar ninguno de los nombres que pasarán a formar del listado de empresas que conforman el polígono industrial. «Son los empresarios a los que le toca dar la noticia. Si no está todo cerrado, es mejor no decir nada».

Eso sí, se muestra optimista y avanza que son varias las empresas que se asentarán en los próximos meses alrededor de compañías como NSR, Decathlon o Miguélez junto con otras nuevas firmas que permitirán cerrar el año con una ocupación del 80% -frente al 70% que alcanzó con la llegada de NSR- y nuevas instalaciones de cara al 2020.

«Poco a poco se va llenando el polígono con empresas que además no son volátiles y con el compromiso de construir su propia empresa. No como ocurrió con Vestas, cuyo sistema de subvención a la producción demostró que no funcionó y que es un círculo vicioso. Ellos tienen que ser rentables como empresas porque un día se cortará el grifo y podría pasar como ocurrió como Vestas».

Es más, Barrera entiende que las ayudas, tal y como ocurre en la actualidad, deben de ir encaminada a ayudar a la reducción de impuestos o plazos y a eliminar la burocracia, la principal traba para el asentamiento de cualquier empresa. «Las administraciones deben trabajar en eso».

Nuevas firmas

El nombre de Villadangos del Páramo resuena con fuerza en los círculos empresariales y el efecto llamada no se ha hecho esperar. Así, en lo que va del 2019 Maraña, Asludium, Otero y Miguélez se han sumado al 'despegue' que vive este polígono industrial.

Pero no serán las últimas. El programa de la Junta ha permitido el desembarco al polígono un proveedor de Miguélez, la compañía leonesa dedicada a la producción de cables eléctricos, un taller mecánico y una empresa dedicada a la logística y transporte.

Junto a ello, se asentará una empresa de material metálico de Zamora que, tras la compra de una hectárea, será el proyecto de mayor envergadura en este último lote, que se completa con una empresa dedicada a la informótica, otra de construcción y dos nuevas gasolineras. Además, Electrógenos Froilán prevé ampliar su presencia en Villadangos con una segunda nave.

Atractivos que sumados al próximo ramal del ferrocarril que Gobierno y Junta prevén construir en los próximos años, reafirman el despegue del polígono industrial. «En Estados Unidos no se concibe un polígono sin ferrocarril y esa conexión marcará un antes y un después en Villadangos», señala su alcalde.

Un punto de partida para un nuevo Ayuntamiento que mantiene el perfil de comercial marcado por Teodoro Martínez para elevar ese nivel de ocupación e incluso plantear la segunda fase de otras 200 hectáreas que, durante la crisis, se quedó en el cajón.

Política de vivienda

Un proyecto industrial que se compagina con el segundo gran reto de Barrera: favorecer la vivienda bien pública o privada para cubrir la demanda y asentar población en el municipio. Para ello, ha aprobado rebajas del 95% en el impuesto de construcción para la primera vivienda y del 80% para el restante.

Asimismo, en los nuevos presupuestos prevén implantar ayudas a la primera vivienda, con intendencia de la edad. A ello se suma la búsqueda de alianzas con la Junta de Castilla y León, administración que tiene las competencias en materia de vivienda, para el desarrollo de nueva vivienda.

«El cien por cien de la vivienda en régimen de alquiler en Villadangos está alquilada. Existe una gran demanda y, sin embargo, no se construye vivienda. Tenemos un buen nivel económico y muchos servicios que se debe completar con una oferta en vivienda para impulsar el asentamiento poblacional».

Su objetivo, aumentar la población de un municipio que cuenta con unas cuentas saneadas y que en los próximos meses pondrá en marcha una línea regular de autobús que comunicará Villadangos con León con parada en el polígono industrial.

Un servicio que se suma a una amplia carta, como el servicio de guardería pública diez horas diarias, de un Ayuntamiento que quiere fortalecer su músculo económico en los próximos cuatro años.