Una caja de resistencia que ayude a conseguir el único camino posible: «la lucha» contra Vestas

Los trabajadores piden firmas para mostrar a las administraciones el apoyo de toda la provincia mientras esperan el inicio de un mes crucial donde las negociaciones del ERE marcarán su futuro

I. SANTOSLeón

Los trabajadores de Vestas siguen día y noche a las puertas de la factoría de Villadangos del Páramo. Pero no todos están allí. Al igual que preparan turnos para vigilar que nadie entre en la fábrica y sobre todo, que nadie saque material, también hacer turnos y equipos que visitan desde hace poco menos de un mes los diferentes pueblos en fiestas de la provincia para que todo León conozca su lucha, pero sobre todo para seguir trabajando por sus compañeros.

Este domingo fue el turno del 'rastro' de León capital donde no les han faltado palabras de ánimo. Una caja de resistencia fuerte es el objetivo de la plantilla. Una idea que les trasladaron los compañeros de Coca-Cola y Amazon cuando se desplazaron a la capital española para protestar frente a la sede de Vestas en Madrid. «Nos hicieron hincapié que teníamos que hacer una caja de resistencia para los gastos de los trabajadores, algún problema o denuncia», explica Rubén Sánchez, que sólo abandona la venta de chapas para atender a leonoticias.

Sorteos de jamones, atrapasueños, chapas o «ceniceros y portavelas hechos por nuestros compañeros a las puertas de la fábrica, porque estar allí es duro y así al menos están entretenidos». Es el reflejo de la lucha de casi medio millar de trabajadores que lo dieron todo por la empresa hasta que esta les traicionó. Todos tienen algo que aportar a la causa y cada día lo hacen con más fuerza, gracias, en parte al apoyo que la sociedad les brinda.

«En un principio pensamos pagar los libros a los niños de los compañeros, pero somos muchos y con tan poco dinero no podemos» Rubén Sánchez

La gente se acerca constantemente, pregunta cómo ayudar y no dudan en firmar. Hoy muchos ya conocen la situación que se vive en Villadangos y los que no lo sabían, no dudan en firmar cuando se enteran. «La verdad que es impresionante, había perdido la fe en la humanidad y a raíz de este problema... es una grata sorpresa como está respondiendo la gente de León y la provincia», añade Rubén, que insiste en dar las gracias a todos. «Nos llevan zumos, agua, comida. Hay mucha gente a la que no sabemos como dar las gracias», añade.

Tu firma, su apoyo

Ahora también recogen firmas, la idea es entregarlas a las administraciones para que sepan que no están solos. Que todo León les apoya. «Llevamos más de 5.000 y queremos entregarlas. También hay un compañero de La Bañeza, Piru le llamamos, que quiere ir a Dinamarca en bici».

Andrés Turienzo, protagonista del reto Califa y conocido por hacer el Camino de Santiago en 36 horas, quiere ir más allá y llegar hasta la sede de la multinacional. «Tienen que conocer en toda Europa lo que hace Vestas», la impotencia llega a sus labios cuando hablan de la empresa a la que le dieron todo y ahora les deja en la calle, con mentiras y engaños.

«Ahora que han presentado el ERE lo tenemos todo perdido, sólo nos queda luchar, luchar y luchar», sentencia Rubén Sánchez. Que seguirá al pie del cañón con todos los compañeros que hoy forman una gran familia.

Comienza la cuenta atrás. Empresa y trabajadores tendrán un mes para negociar las condiciones del ERE presentado por Vestas. Mientras los empleados siguen su lucha a las puertas del que un día fue su puesto de trabajo y hoy se presenta como un gigante sin piedad.

Contenido Patrocinado

Fotos