El ego de los enanos

El ego de los enanos
Rosa Belmonte
ROSA BELMONTE

Que no hace falta ser Chomsky, dijo Rufián creyéndose hombre de Estado. Pero, alma de cántaro, si citar a Chomsky es como citar a Porky. Le oí como nueve chomskys entre discurso y entrevistas. Lo acabaría de conocer. Luego regaló a Sánchez e Iglesias los cuentos que Junqueras ha escrito en la celda. Seguro que a la altura de las 'Cartas de la cárcel' de Céline. Cuando Rivera cita a la banda no pienso en Sánchez y sus presuntos socios. Tampoco en la banda del Mirlitón, sino en la 'La banda del patio'. En Spinelli, Gus, TJ, Mikey, Gretchen y Vince. Al escuchar a nuestros políticos no piensas en 'El opio de los intelectuales', de Raymond Aron, piensas en dibujos animados.

Alfonso Guerra suele proponer un ejercicio: escribir en un papel el nombre de políticos de la Transición y en otro, los de políticos de hoy. Y compararlos. No es que en nuestra Transición estuviera Adenauer, pero la comparación deprime. Adriana Lastra ha dado lecciones a Pablo Iglesias. Si Lastra es capaz de ganar a Iglesias (aunque un rato) el nivel es subterráneo. Fue un cosas veredes (o tenedes), que no es del 'Quijote' sino del 'Cantar de mio Cid', del rey Alfonso a Rodrigo Díaz de Vivar. Parezco Abascal con mis referencias, pero no puedo más con el replicante de Rutger Hauer. En el día sin Gobierno les dio por el lugar común de Monterroso y el dinosaurio (Casado y Borràs). Mi cita favorita de Monterroso es esa de que los enanos tienen un sexto sentido que les hace reconocerse. Es lo que pasa a nuestros políticos con pocas excepciones. Se reconocen en su mediocridad.

O no. Rivera dijo a Sánchez e Iglesias que el ego no les cabía en las sillas. Como si a él le cupiera en el trono de hierro. A nuestros líderes lo que les cabe es la reflexión de la abuela de Gabrielle (Eva Longoria) en 'Mujeres desesperadas': «Un pene erecto no tiene conciencia».