Villarejo vuelve a presentarse como una víctima de la filtración de sus audios

Villarejo. /Efe
Villarejo. / Efe

Protesta ante el juzgado por la difusión y apunta a la Fiscalía en el 'caso Tándem' y al CNI a través de Asuntos Internos

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

Como ya hiciera con la filtración de las grabaciones de la reunión que tuvo en Londres con la empresaria alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la defensa del comisario jubilado José Manuel Villarejo ha vuelto a protestar ante el juzgado por la difusión de los audios de la comida grabada por él en octubre de 2009 con la actual ministra de Justicia Dolores Delgado, entonces fiscal de la Audiencia Nacional, el exjuez Baltasar Garzón y otros tres mandos policiales. Uno de los cuales, el comisario Enrique García Castaño, está investigado y su abogado es el propio Garzón.

El abogado de Villarejo considera en su escrito remitido al juzgado de la Audiencia Nacional que instruye la 'operación Tándem' que el mayor perjudicado por la filtración de esos audios es su cliente, que permanece en prisión preventiva desde hace 11 meses. Por este motivo, reclama una investigación paralela para conocer quién los difundió y con qué interés. Señala, además, que pudo venir de «gente enemiga» que dispone de ese material. Y aunque no lo dice, el gran «enemigo» de Villarejo siempre ha sido el CNI y su director general Félix Sanz Roldán.

La petición de la defensa entra en el terreno de la valoración para medir el papel del instructor Diego de Egea en este asunto. «En su juzgado no se está controlando debidamente a alguno o algunos de quienes investigan, ni las ocultas y oscuras motivaciones que les puedan mover» para filtrar las grabaciones.

Se refiere de forma implícita a la Fiscalía Anticorrupción y a la Policía Judicial responsable de las investigaciones, en este caso la unidad de Asuntos Internos al tratarse de una causa con policías encausados. Por este motivo, el escrito trasmite su «más frontal protesta por el uso torticero que se está haciendo del proceso penal, sin importar el potencial daño que se pueda ocasionar a las Instituciones del Estado y a terceros ajenos al proceso».

Solicita, además, como medidas urgentes que se requiera, a través de la Policía, a los responsables del medio que difundió esa comida, 'Moncloa.com', que se abstengan de publicar «nuevos contenidos que provengan de anotaciones o grabaciones» de Villarejo y la entrega de «todo el material, el ya publicado y el que han anunciado que publicarán de forma inminente».

¿Maniobra de distracción?

Como si de una maniobra de distracción se tratara para desvincular este diario digital con sociedades de su entorno, un hecho que ya ha ordenado investigar el propio juez, la defensa del comisario jubilado asegura que desconoce «quién o quiénes son los responsables de esta filtración». «Pero lo que sí que tenemos claro es que esta estrategia mediática de desprestigio personal y profesional (de Villarejo) se lleva produciendo desde noviembre del 2017 hasta la actualidad», asegura.

Sin embargo, en este escrito no menciona, claro está, la posibilidad de que la publicación de estos audios -se desconoce si incorporados ya a la pieza bajo secreto- pudieran dar munición a su defensa para pedir más adelante la nulidad de las actuaciones por indefensión de su cliente. Estrategia, por ejemplo, que ya han iniciado varios condenados en 'Gürtel' para tratar de desvirtuar la instrucción de Garzón -en los audios Villarejo se jacta de prepar el caso con el juez- y lograr la denominada 'teoría del árbol envenenado' (una prueba obtenida de forma ilícita acaba contaminando al resto).

De forma paralela, la Fiscalía y el juez siguen su duelo procesal y este miércoles Anticorrupción pidió la reapertura de dos piezas de 'Tándem' al hallarse nuevos indicios. Se trata de 'Land', referida a los promotores de la urbanización La Finca de Pozuelo, la familia Cereceda, y 'Iron', sobre trabajos de Villarejo al bufete Herrero y Asociados por una fuga de datos.

Contenido Patrocinado

Fotos