Torra acusa al Ministerio Público de violar la legalidad internacional

El presidente catalán, Quim Torra, durante la rueda de prensa ofrecida este martes en el Palau de la Generalitat. /efe
El presidente catalán, Quim Torra, durante la rueda de prensa ofrecida este martes en el Palau de la Generalitat. / efe

El presidente de la Generalitat pide a Sánchez que regrese a la mesa del diálogo y acepte hablar sobre el referéndum con un relator

CRISTIAN REINOBarcelona

El presidente de la Generalitat ha emplazado este mediodía a Pedro Sánchez para que «regrese a la mesa de diálogo» y se avenga a negociar con el independentismo, como antes de las elecciones generales. Torra insiste en una relación «bilateral» con el Gobierno de Estado donde cada una de las partes pueda defender sus propuestas. «Sigo sin saber qué propone Sánchez para Cataluña», ha apuntado. La propuesta de la Generalitat, ha dicho, es poder ejercer el derecho de autodeterminación.

Torra reclama que el diálogo entre Madrid y Barcelona cuente con la «figura de un relator», la exigencia que precipitó la ruptura del diálogo en la pasada legislatura española, tras la declaración de Pedralbes. «Le pido que tenga valor y coraje para afrontar la realidad», ha asegurado Torra. Esta realidad, según el presidente de la Generalitat, está marcada por el resultado de las europeas en que el independentismo estuvo a punto de lograr el 50% de los votos.

Negar la violencia

«El secesionismo sigue creciendo elección tras elección», ha afirmado. No obstante, ha obviado que en las municipales, las fuerzas independentistas retrocedieron en número de votos respecto a la cita anterior. Torra se ha presentado como un dirigente dispuesto al diálogo con el Estado. «Desde el primer momento, hemos tendido la mano», ha señalado. «Pero ese diálogo no ha sido posible», según ha afirmado, porque el Gobierno central «se levantó de la mesa»

Torra ha comparecido este mediodía en el Palau de la Generalitat, donde ha hecho un balance, muy triunfalista, de su primer año al frente del Ejecutivo autonómico. El dirigente nacionalista ha replicado con dureza a la Fiscalía, que esta mañana ha insistido en defender que los líderes del 'procés' cometieron un delito de rebelión. También ha afirmado que en Cataluña se perpetró un golpe de Estado.

«¡Qué golpe de Estado tan extraño en el que todo se aprobó por mayoría absoluta!», ha exclamado. Torra ha negado la violencia. «Todos sabemos quiénes fueron pegados. Por el amor de dios», ha proclamado. A su juicio, la Fiscalía ha perdido una oportunidad de oro para pedir a libertad inmediata de los procesados. El líder nacionalista ha vuelto a calificar el juicio de «farsa» y ha llamado a partidos soberanistas y plataformas de la sociedad a pactar una respuesta de país contra la sentencia, como lo fueron, según ha destacado el referéndum del 1-O y la huelga general del 3-O.

Búsqueda de aliados

Esta tarde, precisamente, Torra iniciaba una ronda de contactos con las formaciones políticas y las entidades. Primero se verá con la ANC y Ómnium Cultural. Su objetivo es acabar la legislatura con una Constitución catalana, según ha expresado, pero ha señalado que la sentencia será un «punto de inflexión». De tal manera que no ha descartado un referéndum como el 1-O o un adelanto electoral como respuesta al fallo. Eso sí, ha dicho que «no tiene planeado» ni «previsto» «convocar elecciones».

En materia económica y de gestión, Torra ha dibujado una escenario general muy triunfalista. «Podemos sentirnos muy, muy orgullosos» de las cifras, ha asegurado. «Hay que felicitarse» por los datos», ha insistido. «Hemos reactivado el país, los hemos puesto en marcha, este país va bien», ha asegurado. La visión del presidente de la Generalitat contrasta con la de la oposición que le acusa de tener Cataluña paralizada. Los empresarios le pidieron el pasado jueves en la reunión del Círculo de Economía que ponga el acento en el gobierno del día a día y no centre su agenda ejecutiva al 'procés'.

Los empresarios alertaron de que Cataluña corre el riesgo de seguir perdiendo poder económico. Torra ha vuelto a enarbolar el victimismo, al acusar al Estado de poner «obstáculos permanentes» a Cataluña. Ha enumerado el déficit fiscal «insostenible», el «déficit crónico en inversión de infraestructuras», la política de recentralización «gobierne quien gobierne» en el Ejecutivo central. «Con cuatro puntos menos de déficit fiscal podríamos doblar las inversión social, tenemos a un Estado en contra», ha rematado.

Más información