Sánchez responde a Iglesias que «escuchará» sus propuestas pero será él quien «decida» su equipo

Pedro Sánchez durante una de las reuniones con Pablo Iglesias./
Pedro Sánchez durante una de las reuniones con Pablo Iglesias.

Los socialistas reclaman hablar del programa del Gobierno antes de decidir su composición

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

El PSOE ha recibido hoy como un movimiento positivo la decisión de Pablo Iglesias de dar un paso atrás en su exigencia de entrar en el Consejo de Ministros, pero fuentes del partido dejaron claro que Pedro Sánchez no aceptará ahora cualquier imposición del líder de Unidas Podemos para salvar la investidura. «El presidente escuchará las propuestas y decidirá el equipo», ha advertido en un comunicado el partido.

El detalle no es menor porque en su mensaje de renuncia Iglesias ha dado a entender que, después de que él haya asumido el veto impuesto el jueves por Sánchez hacia su persona, no aceptará ningún otro, lo que implicaría ser él quien designe a los miembros de Podemos en el futuro Ejecutivo. Eso es algo que el presidente del Gobierno en funciones siempre ha rechazado.

En su entrevista en 'La Sexta' lo dijo bien claro. «Yo no quiero vetar a nadie, pero tampoco quiero que me impongan a mí los nombres -dijo-. Porque al final, yo voy a ser el primer y último responsable de lo que hagan esos ministros y ministras, sean del PSOE, sean independientes o sean de Unidas Podemos».

Esta misma mañana la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y la ministra portavoz, Isabel Celaá han dejado la puerta abierta a que en el Consejo de Ministros participen no ya militantes del partido izquierdista con perfil técnico, como planteó el Gobierno la semana pasada, sino miembros de la cúpula podemistas con significación política como Irene Montero, Rafa Mayoral o Pablo Echenique. Pero fuentes socialistas remarcan que aún es pronto para hablar de ese asunto.

En el mismo comunicado en el que el PSOE ha recordado que es el jefe del Ejecutivo el que designa a sus ministros, también ha vuelto al mantra de que, antes de hablar de personas hay que negociar el programa. «Sin vetos ni imposiciones podremos llegar a un acuerdo», dicen.

Más información: