Sánchez avisa a Torra de que responderá con el artículo 155 si se salta la ley

Sánchez avisa a Torra de que responderá con el artículo 155 si se salta la ley

El presidente del Gobierno eleva el tono contra el soberanismo y le acusa de llevar el dolor a la sociedad catalana

CRISTIAN REINOBarcelona

Pedro Sánchez dio este domingo el pistoletazo de salida a la precampaña de las generales en Cataluña con una visita a Gavà (Barcelona), a la Fiesta de la Rosa del PSC, donde quiso fijar una posición «firme» y «serena» de los socialistas contra al independentismo en vísperas del segundo aniversario del referéndum ilegal del 1-O.

El presidente del Gobierno se presentó ante el electorado catalán como la opción del voto útil que busca estabilidad, frente al miedo a la derecha y al independentismo que, a su juicio, buscan el bloqueo político y pueden traer aún más incertidumbre a la política española. El dirigente socialista elevó el tono contra los secesionistas y con un discurso contundente lanzó sus redes sin disimulo a los caladeros del votante de Ciudadanos.

El presidente asegura que actuará para asegurar la integridad territorial y la convivencia

Los socialistas insisten en que salen a ganar el 10-N y en que su objetivo es obtener una mayoría que les permita no depender de nadie, y, si tienen que acabar apoyándose en una fuerza externa, que sea de «fiar». Sánchez ofrece como receta para la cuestión catalana una doble fórmula: «ley y diálogo» y «orden y progreso». Plantea un proyecto progresista y centrado que huya de la división y la confrontación, que según los socialistas proponen los secesionistas y la derecha. Mientras, el dirigente socialista exhibió este domingo su faceta más institucional y avisó a Quim Torra de que no le temblará el pulso para aplicar el articulo 155 de la Constitución si el independentismo vuelve a apostar por la vía unilateral y se produce una quiebra de la Constitución y del Estatuto de autonomía, como en octubre de 2017. «Actuaremos para asegurar la soberanía nacional, la integridad territorial y la convivencia», afirmó en Gavà ante unos 25.000 militantes socialistas.

«Fractura y engaño»

Sánchez fue muy duro con los secesionistas, a los que acusó de llevar «dolor» a la sociedad catalana, de «fracturar» la convivencia, de perjudicar a la economía y de «engañar» a la gente. El presidente del Gobierno se rodeó de la plana mayor del PSC, que se ha mantenido a su lado desde su primer día al frente de la Secretaría General del PSOE. Entre otros, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, el presidente del Senado, Manuel Cruz, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta. Y, como el sábado ante el Comité Federal del PSOE, volvió a reclamar al independentismo que condene la violencia después de que el lunes pasado nueve activistas relacionados con los CDR fuesen detenidos acusados de estar preparando un atentando terrorista con explosivos.

Según Sánchez, el independentismo va dando lecciones de democracia cuando no es capaz de condenar la violencia. Ante el más mínimo indicio, apuntó que la única respuesta que deberían haber dado los soberanistas es la «condena firme y rotunda» de la violencia. «Vamos a defender la Constitución, el Estatuto de autonomía, los jueces y los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado», advirtió. «Damos las gracias a la Guardia Civil», remató en referencia a la operación llevada a cabo contra los CDR y que el secesionismo cuestiona y presenta como un montaje del Estado central para criminalizar a todo el movimiento independentista.

Casi en directo, desde la prisión de Lledoners (Barcelona), el presidente de la Generalitat replicó a Sánchez que no puede condenar aquello que «no existe». Puigdemont, por su parte, recordó al PSOE los GAL. En cualquier caso, en el independentismo empiezan ya a vislumbrarse fisuras en el apoyo cerrado a los siete CDR encarcelados.

En la antesala del inicio de la campaña electoral, los socialistas avisaron a los independentistas de que se vayan olvidando de una amnistía para los previsibles condenados del 'procés' y entierren su idea de celebrar un referéndum. Además, llamaron a la movilización, ante el riesgo de que la abstención pueda llevarse por delante sus calculados planes. «No nos podemos permitir el cansancio», según advirtió Batet. Lo que está en juego el 10 de noviembre, dijo Sánchez, es que haya un gobierno socialista en la Moncloa o uno de «ultraderecha».

De la fiesta del PCE al aniversario de UGT

Pedro Sánchez no fue el único candidato en irse este domingo de celebración. Lo hicieron también sus dos adversarios por la izquierda. Pablo Iglesias acudió a la Fiesta del PCE en la localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid. Fue un gesto con el que el líder de Podemos quiso reflejar que, pese a las últimas deserciones, la formación morada aún mantiene solidas alianzas. Íñigo Errejón asistió al acto de celebración del 130 aniversario de la UGT. El candidato de Más País coincidió allí con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. Errejón ya celebró el pasado miércoles en la sede del sindicato la puesta de largo de su nuevo partido.