Rivera no descarta el fichaje de Soraya Rodríguez tras su baja del PSOE

Los socialistas critican a la «tránsfuga» y atribuyen su marcha a que no iba a repetir en las listas

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Albert Rivera sigue muy de cerca los portazos de dirigentes populares y socialistas para incorporarlos a sus filas. El último fichaje que está estudiando el líder de Ciudadanos es el de Soraya Rodríguez después de que ésta hiciera oficial su divorcio del PSOEde Pedro Sánchez por la posición del actual Gobierno socialista respecto al independentismo. «No puedo descartar nada», ha admitido Rivera este jueves en una entrevista en Antena 3.

Si bien ambos niegan que haya una oferta formal sobre la mesa, el dirigente liberal se ha deshecho en elogios con Rodríguez a quien ha definido como «capaz, moderada y que, inequívocamente, ha defendido la Constitución». Y es que la exportavoz parlamentaria fue precisamente una de las personas que más defendió un acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos tras las elecciones de 2015. «Fue un gran error que Podemos no diera el apoyo a ese Gobierno, que hubiera sido de centro», aseveró ayer tras entregar su carné socialista. Aunque quiere recapacitar sobre su futuro, Rodríguez ha dejado hoy la puerta abierta a emprender una nueva etapa política en Ciudadanos como independiente.

La baja ha causado un enorme escozor en las filas socialistas. Nadie lo ha expresado con tanta amargura como el exministro José Blanco, uno de sus grandes valedores en tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero. «Me siento abochornado y arrepentido de haberla apoyado durante tanto tiempo», ha escrito en Twitter.

Más dura se ha mostrado la vicepresidenta Carmen Calvo al afirmar que «los socialistas que tenemos carné estamos en el PSOE». Lo que no quiso decir la número dos del Ejecutivo lo verbalizó el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, dando a entender que la verdadera razón que esconde la salida de Rodríguez es que no iba a repetir en las candidaturas. «Se va del partido –ha insistido– porque ya no tienen ninguna posibilidad de vivir de él que es lo que ha hecho durante más de 40 años».

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, también ha expresado su contrariedad por el adiós de la que fuera una de las voces más críticas del grupo parlamentario. «Me produce tristeza y horror político», confesó, y a continuación acusó a Rivera de «promover el transfuguismo» y de practicar «lo peor de la vieja política».

Fichajes estrella

En los últimos meses, el líder de los liberales ha repetido en público y en privado que Ciudadanos «tiene las puertas abiertas al talento, piense lo que piense y venga de donde venga«. El primer fichaje de renombre fue el del ex primer ministro francés Manuel Valls para la alcaldía de Barcelona. Tras él, llegaron el del exministro socialista Celestino Corbacho -que se integrará en la lista de Valls-, el del exsecretario de estado socialista Joan Mesquida -cabeza de cartel por Baleares en las generales-, o el del expresidente autonómico José Ramón Bauzá.

Uno de los fichajes más sonados esta campaña electoral ha sido el de Silvia Clemente, la exdirigente del PP de Castilla y León y una de las grandes apuestas de Rivera para las autonómicas en esa comunidad. Pero puede quedar empañado por la investigación que tiene abierta la Fiscalía por presuntas irregularidades en la concesión de subvenciones a la empresa de su marido -Patatas Meléndez- cuando ella era la consejera de Agricultura y Ganadería de esta comunidad autónoma y que hace peligrar su elección como candidata en las primarias que se dirimen este fin de semana.