Los Reyes presiden en Sevilla un desfile de las Fuerzas Armadas multitudinario

Los reyes Felipe y Letizia presiden en Sevilla el desfile del Día de las Fuerzas Armadas. / Efe

Bajo el lema «30 años defendiendo la paz en el mundo», más de 2.600 militares, 177 vehículos, 49 aviones, 36 helicópteros y 34 motos acercaron este sábado desde la capital hispalense el Ejército a la sociedad

AGENCIAS

Sevilla ha acogido este sábado el tradicional desfile militar del Día de las Fuerzas Armadas con la participación de unas 85 aeronaves, 200 vehículos tácticos y de combate y unos 2.600 efectivos del Ejército de Tierra, el Ejército del Aire, la Armada y la Guardia Civil, así como la asistencia de los Reyes y de los ministros en funciones Margarita Robles y Josep Borrell, convirtiéndose por un día en «la plaza de armas de España», para deleite de las miles de personas que han presenciado la parada militar.

Los actos castrenses han contado con la asistencia de los Reyes Felipe VI y Letizia; junto a los ministros en funciones de Defensa y de Asuntos Exteriores, Margarita Robles y Josep Borrell; respectivamente; el jefe del Estado Mayor de la Defensa, general de ejército Fernando Alejandre Martínez; los jefes de Estado Mayor de los tres ejércitos; el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno; la presidenta del Parlamento andaluz, Marta Bosquet; el alcalde hispalense en funciones Juan Espadas; y los ministros de las Fuerzas Armadas de Senegal, Me Sidiki Kaba, y de República Centroafricana, Marie-Noëlle Koyara.

Además, han asistido el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín; el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos; la consejera de Cultura, Patricia del Pozo; el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo; diversos concejales de la Corporación local hispalense o el presidente de la Zona Franca de Sevilla y exalcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, entre otras personalidades de la vida pública sevillana y andaluza.

Miles de personas

Los actos castrenses del izado de la bandera nacional y el homenaje a los que dieron su vida por España, así como el desfile de aéreo y de tropas, han contado con una notable asistencia de público que se agolpaba a ambas márgenes del paseo de Cristóbal Colón, que ha acogido la parada militar con una tribuna central instalada ante la puerta del Príncipe de la plaza de toros de la maestranza.

Pese al calor de la jornada, el nutrido público asistente, --adultos, adolescentes, familias completas o ancianos entre quienes figuraban muchas personas pertrechadas con banderas nacionales, gorras rojigualdas o camisetas de la selección española de fútbol, la 'Roja'--, ha abarrotado el paseo de Cristóbal Colón en un ambiente festivo, coreando vivas a España y al rey y disfrutando del desfile, que ha contado con 85 aeronaves entre las que destacaban los espectaculares cazas Eurofighter y F-18 o un majestuoso avión de transporte militar A-400M; 200 vehículos militares entre los que figuraban los gigantescos e imponentes carros de combate Leopardo o los poderosos blindados Pizarro; y unos 2.600 efectivos que han marchado a pie o a caballo.

La Legión con un poni y esquíes en pleno junio

Bajo un sol de justicia, la marcha de las tropas han despertado la expectación del público, desfilando dos compañías de la Legión que han marchado a su ritmo de «160 pasos por minuto y un solo corazón» junto a un poni como mascota, según ha relatado el mando militar encargado de locutar el desfile, efectivos de la Gran Unidad del Ejército de Tierra Guzmán el Bueno X, los vistosos miembros de los Regulares o soldados de las unidades de montaña con sus abrigos y esquíes pese a que las altas temperaturas no han perdonado.

La parada militar ha contado además con notable presencia de efectivos la Guardia Civil, aplaudidos al igual que los militares por las personas congregadas en el paseo de Colón.

El desfile, que finalmente no ha incluido el previsto descenso de paracaidistas dado el viento que soplaba, ha convertido así a Sevilla en «la plaza de Armas de España» durante este sábado, como ha dicho expresamente el mando militar responsable de la locución de los actos, toda vez que la ministra de Defensa en funciones ha agradecido de su lado el «cariño» mostrado por la ciudadanía hispalense con las tropas.