Los presos del procés: 'Encapsulados' y con menos visitas en Soto y Alcalá

Imagen de archivo de la cárcel de Soto del Real./
Imagen de archivo de la cárcel de Soto del Real.

Los siete internos ingresan en 'módulos de respeto', solo con contacto con reclusos de confianza, para evitar incidentes durante el juicio

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

La vida carcelaria en Madrid partir de ahora de los presos del 'procés' va a ser algo diferente a la que han llevado en los últimos meses en Cataluña. Los siete varones (internos en Soto del Real) y las dos mujeres (en Alcalá) van a estar sometidos a una suerte de «encapsulamiento» por motivos de seguridad. No se van a restringir sus movimientos, pero sí sus contactos con presos conflictivos.

Instituciones Penitenciarias ha dado órdenes de evitar a toda costa que los líderes independentistas puedan sufrir cualquier tipo de agresión o enfrentamiento con otros presos durante el tiempo que dure el juicio. Por ello, todos los internos van a ser destinados a los 'módulos de respeto' de ambas cárcel. Se trata de las zonas donde están recluidos los presos menos conflictivos y los reclusos de confianza. Unas áreas a las que solo acceden los presos modélicos tras comprometerse por escrito a observar unas normas de convivencia más estrictas que en otros módulos.

Interior ya ha anunciado que, como al resto de los reclusos, que permitirá las «visitas institucionales» a los nueve encarcelados, pero ya avisa que no va a haber barra libre como en Cataluña y que podrá limitarlas cuando «entorpezcan las comunicaciones del resto de internos e internas». La Secretaría General de prisiones supervisará de cerca el número y los cargos institucionales que acudan a ver a los presos, sobre todo para evitar que las dos cárceles se vean colapsadas. No obstante, Interior cree que no habrá tantas solicitudes de visita, que deben ser reclamadas por los internos, porque los líderes independentistas tendrán menos tiempo libre, al estar centrados en el juicio.

Régimen ordinario

En todo lo demás, su vida carcelaria será normal. Todos vivirán en módulos de régimen ordinario cuentan con patio, biblioteca, comedor, sala de TV, economato, cabina de teléfono y aseos. Procesados y procesadas podrán participar de las mismas actividades ocupacionales o deportivas que el resto de internos de esos módulos de respeto, en los que ya estuvieron en su anterior estancia en Madrid los dos 'jordis'.

La comunicación con sus abogados, y más durante el juicio, podrá ser continua. Según reglamento, las comunicaciones con las defensas no tienen límite de tiempo ni restricciones horarias. Se realizan en locutorios especiales, en los que el funcionario solo tiene control visual. En su estancia anterior al traslado a Cataluña, el juez autorizó además que las comunicaciones pudieran realizarse en sala, sin barrera física entre letrados y procesados.

En cuanto a las comunicaciones con el exterior, tendrán cinco modalidades:

Locutorio:
dos veces a la semana con una duración de 20 minutos. Se pueden acumular en una sola de 40 minutos.
Vis a vis:
una vez al mes con su pareja con una duración de una a tres horas de duración.
Familiares:
Una vez al mes con una duración de una a tres horas.
De Convivencia:
Deben tener pareja e hijos menores de 10 años. Una vez al trimestre, con una duración de tres a seis horas y puede haber hasta seis miembros de una familia.
Telefónicas:
Disponen de tarjeta con 10 números autorizados a los que pueden llamar semanalmente. Las llamadas tienen una duración máxima de 5 minutos.

Todos los líderes independentistas pasan este viernes, de nuevo, el módulo de ingresos donde serán identificados, se tomarán sus huellas y se someterán a registro sus bienes personales. En ingresos serán reconocidos por el equipo médico y se les hará entrega, como al resto de internos, de un lote de productos higiénicos, ropa de cama y cubiertos.

 

Fotos