Duque asume que «pudo haber errores» en la gestión de su sociedad y se compromete a «subsanarlos»

El ministro español de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, asiste al Consejo de Ministros de Competitividad de la UE que se celebra en Bruselas. / Foto: EFE | Vídeo: Atlas

Descarta que deba asumir responsabilidades políticas porque «nunca ha habido intencionalidad de evadir impuestos ni obtener ventajas fiscales indebidas»

SALVADOR ARROYOCorresponsal. Bruselas

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, acorralado en las últimas horas por la polémica de las cuentas de la sociedad patrimonial que constituyó junto a su esposa, María Consuelo Femenia, embajadora en Malta, y en la que se encuentran inscritas sus dos viviendas (una en Madrid y otra en la localidad alicantina de Jávea), ha insistido esta mañana en Bruselas en que «jamás he tenido ninguna intencionalidad de evadir impuestos ni obtener ninguna ventaja fiscal indebida». Ahora bien, si ha hecho referencia a la posibilidad de que pudieran producirse «errores» que sus «nuevos asesores» estarían analizando: «No sé si estos nuevos asesores encontrarán si pagué de más o de menos, pero lo que sea, lo arreglaremos», reforzó.

Duque ha improvisado una comparecencia ante los medios de comunicación en la entrada VIP del Edificio Europa, en el corazón del 'quartier' de la UE en la capital belga. Lo hizo después de que a primera hora de la mañana, a su llegada a una reunión del Consejo de Competitividad, pasara de largo ante los periodistas que esperaban en ese mismo lugar para asistir a una reunión del Consejo de Competitividad. Nervioso e, incluso, cohibido «ante tantas cámaras», comenzó 'motu propio' a referirse a su caso, sin una pregunta inicial. No tenía muchas más opciones. Los últimos datos reflejados por diversos medios se refieren a que en su sociedad, de nombre Copenhage, no hay constancia alguna de pagos de autoalquiler durante tres años (sí entre 2011 a 2014) y que en seis ejercicios, acumuló más de 150.000 euros en desgravaciones fiscales.

Al respecto Duque ha subrayado su intención de «hacer todo lo que haga falta» para «cumplir con las obligaciones tributarias». Y, en esa línea, incidió en que el caso está en manos de un nuevo equipo de asesores «para subsanar los errores, si los hay». Duque se excusó cuando se le cuestionaron por detalles (como el autoalquiler) o «cuestiones técnicas» porque «no puedo hablar de las cosas que no entiendo. En ingeniería yo todo esto no lo estudiado», aseveró.

Sí justificó de pasada (en los mismos términos que lo había hecho la víspera en Madrid) que la constitución de la mencionada sociedad respondía a circunstancias familiares (los numerosos viajes, periodos largos de estancias en el extranjero, etcétera). «Vamos a ver cuáles han sido los errores de contabilidad o lo que sea, en cualquier caso son errores sin intencionalidad ninguna», remarcó. Las pruebas las trasladará a la Agencia Tributaria «si las necesita para que hagamos frente a alguna obligación que por algún motivo no hayamos hecho antes».

En todo momento utilizó el término «errores» para referirse a los nuevos datos sobre la situación de su sociedad patrimonial desvelados hoy por la prensa. Una interpretación que le llevó a insistir en su primer mensaje del jueves. No ve motivo para asumir responsabilidades políticas. «Estamos hablando de errores al final y yo creo que la idea es transmitir que nunca ha habido intencionalidad y que si ha habido algún error como puede tener cualquiera, pretendo que esta vocación de servicio con la que entrado en este puesto de ministro no tiene nada que ver con estos posibles errores que pudo haber en el pasado».

En su última conversación con el presidente Pedro Sánchez, que hoy se encuentra en Los Ángeles (Estados Unidos), «hemos visto que verdaderamente, aunque no se puede decir que le pueda pasar a cualquiera, porque por nuestras circunstancias especiales, que lo hicimos completamente legal e incluso cosas que estaban promovidas por el gobierno de entonces… hemos concluido (él y el presidente) que no debería haber ningún problema y que desde luego, subsanaremos los errores». Un nivel de comprensión en el presidente, vino a decir, que «ni siquiera hemos llegado a eso», respondió cuando se le preguntó si había llegado a poner su cargo a disposición. Y zanjó: «no sé si estos nuevos asesores encontrarán si pagué de más o de menos, pero lo que sea, lo arreglaremos». Respecto a la comparecencia para dar explicaciones en el parlamento que ha sido solicitada por la oposición, dijo que «al Parlamento hay que ir siempre».

Más información:

 

Fotos