Los padres de Gabriel Cruz quieren incluir en su causa la muerte de la hija de Quezada en Burgos

Ángel Cruz y Patricia Ramírez. /A.A.
Ángel Cruz y Patricia Ramírez. / A.A.

Patricia Ramírez y Ángel Cruz piden evitar el revuelo mediático durante el juicio oral para lograr «una sentencia justa para que esta mujer no haga nunca más daño a nadie»

ALICIA AMATEAlmería

Los padres del niño Gabriel Cruz, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, realizarán una petición formal para que se incorpore en el proceso judicial por el asesinato de su hijo a manos de Ana Julia Quezada el expediente de la muerte de la hija de cuatro años de la acusada -que cayó desde la ventana de la vivienda en la que residían- ocurrida en Burgos en el año 1996. «Creemos que sí puede tener que ver con la muerte de nuestro hijo», declaró Patricia Ramírez en la tarde de ayer durante el encuentro con los medios de comunicación celebrado en el Hotel Catedral en el que ambos participaron.

Acerca de esta solicitud, señaló la madre del 'Pescaíto' que tenían previsto presentarla ante el Juzgado de Instrucción número 5 de Almería -responsable de la instrucción de este caso- en la mañana de ayer durante la audiencia preliminar previa a la apertura de juicio oral prevista pero que, finalmente, fue cancelada tras solicitarlo así la defensa de Quezada. Ahora, deberán aguardar a que la causa sea trasladada a la Audiencia Provincial de Almería. «Como padres», remarcó Ramírez, «nos tenemos que agarrar a todo lo que podamos para que no se repita porque, si no, la muerte de mi hijo no habría servido para parar a la bruja».

«He sacado la conclusión de que para Ana (Quezada), la vida de un niño vale menos que la de un adulto», sentenció Ángel Cruz, por su parte. Fue esta la única vez, de hecho, en la que alguno de los progenitores mencionó el nombre de la única acusada de la muerte del menor, que durante el resto de sus declaraciones fue apelada, sobre todo, como «la asesina de Gabriel». Una mujer, manifestó Patricia Ramírez -con un manifiesto cambio de expresión- en la que «no existe una pizca de arrepentimiento», en referencia a las palabras escritas desde el Centro Penitenciario El Acebuche por la dominicana dirigidas a un popular programa de televisión y al juez instructor de la causa durante las primeras semanas de su internamiento, hasta el momento, únicas manifestaciones realizadas sobre el infanticidio del que se le acusa.

Evitar un juicio paralelo

Dos horas de conversación, entre lágrimas y sonrisas, con los padres del niño justo el mismo día en que se cumplía un año de su desaparición, y si así se confirma tras el juicio de su fallecimiento, en las que repasaron lo que han supuesto para ellos los últimos doce meses en los que, permanentemente, han estado presentes en los medios de comunicación de uno u otro modo. De hecho, pidieron explícitamente «respeto» mediático durante el juicio oral -que se celebrará en los próximos meses, presumiblemente- para evitar «que se haga un juicio paralelo» que pueda provocar que se anule el proceso judicial o la sentencia del tribunal de jurado al que se someterá Quezada y que su defensa trató de evitar al considerar que el eco mediático podría repercutir en la decisión de los componentes del mismo.

«Este recurso se denegó en la Audiencia pero no vamos a ser nosotros, por nuestra parte, los que podamos dañar que, cuando salga la sentencia, se diga que no ha sido justa porque se ha hecho pública. En determinadas situaciones, por no ser necesarias, pedimos que se guarden en la sala donde debe estar para conseguir una sentencia justa para que esta mujer no haga nunca más daño a nadie», pidió una emocionada por la señalada fecha Patricia Ramírez. «No queremos que se tenga que repetir el juicio porque se considere que no ha sido un juicio justo», completó al respecto Ángel Cruz. Un proceso judicial cuya conclusión, que esperan «justa» les servirá para seguir adelante con sus vidas.

No en vano, reconoció Patricia Ramírez, aún no ha podido volver a su trabajo. Él, por su parte, sí que ha recuperado ya su vida laboral, algo positivo para evitar pensar en lo ocurrido. «Mi cabeza no para de llevarme a sitios en los que pregunto qué podría haber hecho yo para evitarlo. Aún así le sigo dando muchas vueltas a todo, tengo sentimientos de culpabilidad porque si no hubiera empezado con esta mujer a mi hijo no le habría pasado nada. La persona que me decía que me quería y en la que yo confiaba, esa mañana, cuando me voy a trabajar, va y mata a mi hijo», se sinceró Ángel Cruz acerca de cómo asume una situación que, incluso, le llevó a pensar en quitarse la vida en algún momento.

Finalizado el encuentro, los padres y familiares de Gabriel Cruz visitaron la 'Ballena de Gabriel y de la buena gente' para llevar flores en recuerdo de su hijo.

Más información