Calvo desvela que ya aceptó una vicepresidencia para Montero

La número dos del Gobierno en funciones reprocha a Iglesias que ayer destripara en público la negociación pero asegura que no abandonará la mesa hasta el mismo jueves

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

Nada está escrito, ni siquiera que las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos puedan acabar sin acuerdo. Ante esa eventualidad, los dos grupos parlamentarios tratan de blindarse y señalan a su contrario como responsable. Si el lunes Pablo Iglesias acusó a Pedro Sánchez desde el pleno de no estar dispuesto más que a ofrecer a su formación una «representación decorativa» en el Consejo de Ministros y desveló cuáles son los ministerios que los socialistas se niegan a dejar en sus manos, la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, le ha pagado hoy con la misma moneda. Según, ha dado a entender, ya el domingo su partido aceptó que Irene Montero ocupe una vicepresidencia.

Calvo ha evitado ser explícita, pero sus palabras dejan poco lugar a dudas: «Ellos pusieron sobre la mesa que otra persona importante para su liderazgo estuviera en un rango importante en el gobierno y nosotros aceptamos». La número dos del Gobierno en funciones, además, ha argumentado que, en contra de lo planteado por Iglesias, lo que se ha ofrecido a Unidas Podemos no son cargos menores porque, conforme a sus propias palabras, «en la cuarta potencia de la UE no hay más que elementos importantes y todas las políticas son necesarias y mayores«. Eso sí, se ha negado a revelar de qué estaba hablando específicamente.

La propuesta sigue sobre la mesa

Iglesias aseguró el lunes que se les veta el acceso a los ministerios de Hacienda, Trabajo, Igualdad, Ecología y Ciencia. Fuentes de Podemos añadieron hoy, además, que la vicepresidencia que se ofreció a Montero, con competencias en materias como Infancia, tendría un carácter prácticamente simbólico, carente de presupuestos, y que la única otra cartera que el equipo negociador socialista, liderado por Calvo, aceptó ceder fue otra con competencias sobre Turismo, Vivienda, Deporte e Infancia. Esa es, supuestamente, la oferta que el PSOE planteó el domingo por la noche al equipo que encabeza Pablo Echenique por parte del PSOE y a la que el lunes por la mañana Podemos ya dijo 'no'.

Calvo ha asegurado esta mañana que esa propuesta sigue sobre la mesa y que su partido no se retirará de la negociación «hasta que se produzca la última votación para que el presidente salga elegido esta semana«, es decir, el jueves. Pero también ha advertido de que la actitud de Iglesias »no ayuda« y ha dado a entender algo que ya insinuó ayer y ha vuelto a repetir hoy el propio Sánchez desde la tribuna de oradores : que el PSOE contempla que finalmente no haya un Gobierno de coalición. »Propongo que si no hay acuerdo, porque es muy difícil, por no decir imposible, lo que se está planteando por parte de alguna fuerza política -ha llegado a decir el candidato a la reelección-, eche a andar la legislatura y empecemos a resolver las urgencias que tienen los españoles«.

Los socialistas insisten así en reclamar una abstención casi generalizada como alternativa a su entendimiento con la formación izquierdista y la abstención o el sí de fuerzas nacionalistas y secesionistas. Pero si eso tampoco llega, ya anticipan a quién echarán la culpa.«Tendremos que decir a los ciudadanos -ha alegado Calvo- que nadie ha querido acompañar de manera razonable a quienes tenemos la mayoría».