Hospitalizado otro niño de dos años en Valencia por intoxicación de cannabis

Hospital Universitario y Politécnico La Fe, donde recibió atención médica el niño de dos años. /Damián Torres
Hospital Universitario y Politécnico La Fe, donde recibió atención médica el niño de dos años. / Damián Torres

La Guardia Civil interroga a los padres del pequeño como investigados y con este caso son ya seis los menores de corta edad ingresados por ingesta de drogas en un año

JAVIER MARTÍNEZValencia

La hospitalización de otro menor de corta edad por intoxicación de droga ha encendido las alarmas en las autoridades sanitarias. La dirección del Hospital La Fe comunicó al juzgado de guardia hace unos días el ingreso en el servicio de urgencias de un niño de dos años que había ingerido cannabis. Con este caso son ya seis los menores hospitalizados por una intoxicación de una sustancias estupefaciente en poco más de un año en la Comunitat Valenciana.

Tres de estos niños eran bebés de pocos meses de edad que todavía gateaban cuando sus padres los llevaron a sendos hospitales de Valencia y Vila-real, uno tenía un año y tres meses cuando detectaron en su organismo cocaína y cannabis en el Hospital General de Elda, y el más mayor de los menores ingresados cumplió cinco años hace poco y sufrió un tic nervioso, con pequeñas convulsiones en la cabeza, tras ingerir cocaína en su domicilio en una localidad de la comarca de Camp de Túria.

Tras el ingreso del niño de dos años en La Fe, los sanitarios reconocieron al pequeño y le realizaron varias pruebas y análisis de orina y sangre. Cuando detectaron cannabis en el organismo del menor en una analítica, la dirección del centro hospitalario dio parte al juzgado de la intoxicación de droga que había sufrido el niño, tal y como establece el protocolo de actuación sanitaria para estos casos. Como los padres y el menor residen en un pueblo de la comarca de Camp de Túria, la Guardia Civilse hizo cargo de la investigación, concretamente el Equipo Mujer-Menor (EMUME) de la Comandancia de Valencia, al haber tenido lugar la intoxicación con cannabis en su demarcación policial.

Los agentes de este grupo asumieron el caso e interrogaron a los padres como investigados (imputados según la terminología anterior a la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal) para averiguar cómo había llegado el cannabis a la orina del niño. Según las declaraciones de los progenitores y las primeras investigaciones de la Guardia Civil, el pequeño habría ingerido la droga de forma accidental, como en la mayoría de los casos de intoxicaciones de niños de corta edad.

En el caso del menor hospitalizado en Vila-real, su madre declaró que su hijo podría haber tocado con sus manos una mesa de baja altura en la que había restos de droga. El pequeño tenía 10 meses cuando ocurrieron los hechos en septiembre del año pasado en una vivienda donde los padres del niño y unos amigos consumieron drogas, según explicó la madre tras ser detenida por la policía.

Aumentan los casos

El número de menores intoxicados por ingesta de sustancias estupefacientes ha aumentado en los últimos años en la Comunitat Valenciana. Además de las consecuencias penales para los padres, las drogas pueden causar lesiones muy graves cuando las víctimas son niños de corta edad, como el bebé de un mes asistido en agosto de 2017 en el Hospital Vithas Nisa 9 d'Octubre. Su madre y su padre, de 22 y 36 años de edad, respectivamente, llevaron al pequeño al servicio de urgencias y manifestaron que su hijo había sufrido una reacción alérgica a una pomada que le habían puesto, según ellos, para curarle unas pequeñas llagas en la boca.

Pero esta versión de los padres y otras explicaciones que dieron en el hospital no convencieron al pediatra que atendió al bebé, ya que este presentaba otros síntomas propios de una intoxicación por la ingesta de alguna droga. Tras un análisis de sangre realizado con urgencia al niño y las indagaciones posteriores del Grupo de Menores de la Policía Nacional de Valencia, los médicos y los investigadores constataron que el pequeño había sufrido una intoxicación por ingesta de cocaína. El juez que instruye el caso decretó el ingreso en prisión de los padres.

También fue encarcelada a primeros de este mes la madre de otro niño de cinco años después de que diera positivo en cocaína un análisis de orina que le realizaron al pequeño en el Hospital Vithas Nisa 9 d'Octubre. El magistrado decretó prisión provisional para la mujer al considerar que cometió los delitos de abandono de menores y lesiones, que están castigados con penas de cárcel, pese a que al niño pudo sufrir de forma accidental la intoxicación de droga.

La Guardia Civil detuvo el pasado 31 de agosto a la madre de este menor tras interrogarla y averiguar que había estado consumiendo cocaína en su domicilio, donde el pequeño tomó la droga. La mujer encarcelada, cuya identidad responde a las iniciales M. C. Y. S., tiene antecedentes policiales.

 

Fotos