El Rey reivindica en Barcelona a España como una democracia plena en presencia de Torra

El Rey Felipe VI ha compartido mesa con el president de la Generalitat, Quim Torrá./EFE
El Rey Felipe VI ha compartido mesa con el president de la Generalitat, Quim Torrá. / EFE

Felipe VI y el presidente catalán comparten cena y mantel en el MWC pero el dirigente separatista niega el saludo protocolario previo

CRISTIAN REINOBarcelona

El Rey y el presidente de la Generalitat se reencontraron este domingo en Barcelona seis meses después de su último saludo, en agosto de 2018, en el acto de homenaje del primer aniversario de los atentados yihadistas de las Ramblas. Felipe VI y Quim Torra presidieron la cena de inauguración del Mobile World Congress (MWC), que se celebra esta semana en la capital catalana, un acontecimiento mundial que reúne a más de 100.000 visitantes. El jefe del Estado y el dirigente secesionista volverán a coincidir este lunes en la apertura oficial del certamen. También acudirá Pedro Sánchez, ausente este domingo.

La visita del Monarca a Cataluña se produce en pleno juicio contra los líderes del 'procés' y en un ambiente de fuerte tensión política, pues hace meses que la Generalitat rompió relaciones con la Casa Real y el secesionismo trata de erosionar la imagen de la Jefatura del Estado como una estrategia para desprestigiar a España y sus instituciones.

Durante los discursos poco antes de la cena, para dar la bienvenida a los organizadores del certamen, el Rey y Torra, que compartieron mantel, aunque no se sentaron juntos (estaban uno en frente del otro, separados por una amplia mesa), se lanzaron mensajes cruzados. Felipe VI reivindicó a España como una «democracia plena», frente al discurso independentista que la retrata al nivel de Turquía como un Estado donde se violan los derechos y las libertades. Según el Rey, se ha convertido en una de las «veinte democracias globales reconocidas internacionalmente», gracias, según él, a la Constitución, de la que recientemente se conmemoraron sus primeros 40 años. España, dijo, cuenta con unas «instituciones sólidas», «fortaleza política y económica» y una Carta Magna aprobada por la «gran mayoría de los españoles», lo que supuso un «éxito político sin precedentes en nuestra historia».

El Rey hizo casi todo su discurso en inglés, pero también empleó el castellano y el catalán. Siempre que viaja a Cataluña hace un guiño hacia el idioma local, «otra de las lenguas de España de la que cual estamos muy orgullosos». Además destacó la importancia de la economía catalana y puso el acento en que la organización del salón debería considerar Barcelona como su «segunda casa». Hace un mes, el salón desveló que sopesó dejar la capital catalana por la situación política.

La respuesta

Torra reivindicó por su parte a Cataluña como nación y reprochó que Carles Puigdemont no pudiera estar presente como presidente porque está 'exiliado', según la terminología que emplea el independentismo. «Puigdemont les dio la bienvenida hace dos años. Quiero recordar que él y sus consejeros hoy no pueden estar aquí», recalcó. «Sabemos de dónde venimos y a dónde queremos ir», afirmó Torra, que calificó Cataluña como un país de «creadores revolucionarios». El president señaló que Cataluña ha «querido» siempre la democracia, los derechos humanos y la lucha por los derechos civiles y expresó que lo seguirá haciendo en el futuro.

El 'procés' catalán estuvo en el fondo de ambos discursos y la tensión que existe entre la Jefatura del Estado y la Generalitat se escenificó con el desplante que Torra y la alcaldesa de Barcelona dieron al Rey poco antes de la cena. Ambos dirigentes y los miembros del Gobierno catalán que asistieron a la cena abandonaron el salón donde se hace el recibimiento al Rey a su llegada para evitar el saludo previo protocolario. El año pasado, Roger Torrent y Colau hicieron lo mismo. En agosto, en el acto de homenaje a las víctimas del 17-A, Felipe VI fue recibido en la plaza de Cataluña con una gran pancarta que rezaba que el Rey no es bienvenido a Cataluña. Nadie hizo nada para quitarla.

Además del Rey y Torra, acudieron a la cena los ministros Pedro Duque, Meritxell Batet y Nadia Calviño, entre otras autoridades.

Más información