Una madre que salvó a su hija y una pareja británica, entre las víctimas mortales de la riada

Los fallecidos se elevan a diez y los equipos de rescate buscan a un niño desaparecido

COLPISAPalma

El número de víctimas mortales por los desbordamientos de torrentes en Mallorca se eleva, de momento, a diez. Entre los fallecidos se encuentra el exalcalde de Artà, Rafael Gili, de 71 años. El hombre ha muerto ahogado en la localidad de Sant Llorenç des Cardassar, de la que fue edil en dos periodos, entre 2004 y 2005 y en la legislatura 2007-2011. La labores de rescate continúan al tiempo que se identifican más víctimas. Dos de ellas eran británicos y se encontraban en un taxi cuando la terrible riada les sorprendió en su camino. Se desconoce si eran turistas o residentes de la localidad mallorquina. El taxista -conductor de Radio Taxi Cala Millor- que les transportaba se encuentra en paradero desconocido.

También han fallecido dos ancianos de los que se desconoce sus nombres, igual que otros dos hombres en s'Illot y otro hombre en Artà.

Una familia de Sant Llorenç ha enviado un mensaje de ayuda a través de las redes sociales para intentar localizar a Biel Mesquida Salas, desaparecido tras la tormenta en Sant Llorenç. Lo último que se sabe de él es que circulaba por las inmediaciones de Son Vives, donde se ha localizado su furgoneta, pero a él no.

Además, los cuerpos de seguridad buscan a al menos otras cinco personas más que se encuentran aún desaparecidas. Entre ellos, un niño de unos cinco años. Testigos presenciales han relatado que una madre falleció en la riada de Sant Llorenç logró salvar a su hija de 7 u 8 años, pero no a su hijo de 5 años, que está siendo buscado desde entonces.

Según relata Efe, la mujer, cuya identidad no se ha hecho pública, iba en su coche con sus dos hijos cuando le sorprendió la riada y vio cómo el nivel del agua subía con gran celeridad. Rápidamente, logró sacar del coche a su hija, pero no al pequeño, que en estos momentos está desaparecido. El cadáver de la madre ha sido encontrado en el interior del automóvil.

«Una estampa dantesca»

Varios vecinos han relatado a Diario de Mallorca el miedo que han pasado esta pasada madrugada tras verse sorprendidos por la riada. «Salí del coche como pude por una ventana y nadé 500 metros por el torrente hasta llegar a una casa por donde entré por la puerta de atrás con la fuerza del agua. Casi no llevaba ropa, ya que se enganchó por una valla metálica cuando nadaba. Los integrantes de la casa me dieron una camisa y luego la Guardia Civil me trasladó a Manacor». Así relataba su experiencia Manuel Torrescusa, que circulaba por Sant Llorenç hacia Manacor cuando la riada le sorprendió y arrastró su vehículo. Su destreza le sirvió para salvar la vida.

«Es una estampa dantesca que será difícil de olvidar», cuenta Guillem Bisquerra, vecino de Artà, que se ha encontrado con un amasijo de hierros y coches al salir de su casa.

Javier Martínez, vecino de Sant Llorenç, vio como su casa se llenaba de agua hasta alcanzar los dos metros en apenas unos minutos: «Lo he perdido todo. Mi casa se llenó por completo y cuando bajó salimos por el lodo y el barro que dejó la riada. Ha sido una situación muy dramática».

Teléfono para los afectados

El Govern ha activado el número de teléfono 900 600 112 para atender a las personas que necesiten ayuda o quieran aportar información relativa a las inundaciones registradas en el Llevant de Mallorca.

Más información

 

Fotos