El PP se propone recurrir el decreto del Gobierno para exhumar a Franco

Vista del Valle de los Caídos. / AFP

El Ejecutivo cuenta con los votos para sacar adelante la iniciativa en el Congreso, pese a que Ciudadanos tampoco prevé respaldarla

MARÍA EUGENIA ALONSO y NURIA VEGAMadrid

El Gobierno tiene asegurado, salvo cambio de planes repentino en la oposición, el visto bueno del Congreso al decreto ley con el que prevé dar cobertura jurídica a la exhumación de los restos de Francisco Franco. El hemiciclo, sin embargo, reflejará en septiembre el desacuerdo de PP y Ciudadanos con los planes gubernamentales. Las fuerzas políticas del centroderecha encontraron este miércoles en el procedimiento que se ha seguido una razón de peso para no respaldar la iniciativa. Hasta tal punto que los populares se preparan para recurrir la decisión del Ejecutivo ante el Tribunal Constitucional.

El Consejo de Ministros aprobará el viernes un decreto con modificaciones puntuales de la Ley de Memoria Histórica que garanticen un traslado de los restos del dictador sin dificultades legales. El Gobierno busca, en otras palabras, allanarse el camino, que su determinación de desenterrar a Franco del Valle de los Caídos no pueda ser revertida. Y el PP vuelve a estar en la encrucijada de qué posición política adoptar.

La vía rápida del decreto ley ha proporcionado a los populares un motivo para desmarcarse. El secretario general del partido anunció este miércoles que irán al Tribunal Constitucional cada vez que Pedro Sánchez haga uso de este procedimiento sin razones que lo justifiquen. «Lo que vamos a hacer es plantar cara (…) y recurrir todos aquellos (reales decretos) que no tengan carácter de urgencia», advirtió Teodoro García Egea en una entrevista en RNE, pese a que el abuso de este instrumento es siempre el reproche de la oposición a todos los gobiernos.

La crítica del PP se centró este miércoles, por lo tanto, en la forma más que en el fondo. De hecho, los populares no aclararon si en la Cámara baja votarán en contra o se abstendrán, aunque esto último es lo que hicieron cuando en mayo de 2017 el Congreso instó al Gobierno a exhumar a Franco. Mientras tanto, se mueven entre dos aguas. «Nosotros en ningún momento vamos a defender a un dictador», sentenció el martes la vicesecretaria de Política Social, Cuca Gamarra. Pero el presidente de la formación, Pablo Casado, tampoco es partidario de «reabrir viejas heridas que no conducen a nada».

Ciudadanos se plantea las mismas dudas procedimentales. La formación no ha dejado de cuestionar que se haga debate político con los restos del dictador y este miércoles Albert Rivera enfatizó que los suyos no van a apoyar la convalidación del decreto, siendo su posición más probable la abstención. Discrepan con la fórmula jurídica empleada por el Ejecutivo socialista. Consideran que Sánchez debería desarrollar un proyecto de ley para dar cobertura legal a la decisión. La formación liberal se agarra, como el PP, al argumento de que el decreto ley, tal y como recoge el artículo 86 de la Constitución, es un instrumento excepcional para cuestiones urgentes. Y la exhumación de Franco, «después de 40 años», aseguran, no es prioritaria.

En todo caso, Ciudadanos esperará a conocer el contenido del texto que el Consejo de Ministros aprobará este viernes para definir el sentido final de su voto. En las filas naranjas sostienen que si el Gobierno pone sobre la mesa «un proyecto serio» para el Valle de los Caídos, sus 32 diputados apretarán el botón verde. Los liberales son partidarios de convertir el conjunto monumental de El Escorial en un cementerio nacional, similar al de Arlington, en Estados Unidos, donde puedan compartir espacio caídos en bandos opuestos.

El viraje de Rivera

En poco más de un año, el partido de Rivera ha virado su posicionamiento político sobre la exhumación del dictador. En mayo de 2017, Ciudadanos votó a favor del desenterramiento de Franco. Entonces, el secretario general, José Manuel Villegas, argumentó durante el debate parlamentario que a su partido le gustaba «el espíritu» de la proposición no de ley y apeló al «consenso» necesario para «resignificar» el Valle.

Es por eso que la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, arremetió este miércoles contra el cambio de rumbo de los liberales y pidió a su líder que rectifique y deje de escorarse a la derecha para competir con el PP. «El señor Rivera hace tiempo que perdió el centro y ahora está perdiendo el norte también», aseveró. La dirigente socialista confió en que Ciudadanos recapacite y vuelva a la posición de hace un año, porque ha llegado el momento de «cerrar heridas».

A pesar del cuestionamiento de PP y Ciudadanos, el decreto ley del Gobierno para exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos saldrá adelante en la Cámara baja. El Ejecutivo socialista cuenta con el apoyo de sus socios de la moción de censura: Unidos Podemos, PNV, Compromís, PDeCAT, Nueva Canarias y Bildu, que ya se han pronunciado en sentido favorable. Esquerra, sin embargo, ha pedido anular todas las sentencias del franquismo para dar su apoyo a la iniciativa. Aunque el respaldo de la formación de Pablo Iglesias está garantizado, también reclama al Ejecutivo que no olvide otras medidas como la exhumación de las miles de víctimas que siguen en fosas y cunetas.

Defensa llama a declarar a cinco reservistas e

El instructor designado por el Ministerio de Defensa, el teniente general Miguel Ángel Villarroya, ha iniciado la tramitación de la información reservada respecto a los cinco militares en situación de reserva que, junto a otro centenar de personas, firmaron un escrito a favor de la figura de Francisco Franco.

Un comunicado de Defensa precisa que el instructor les llamará a declarar para ver si se ratifican o no en el contenido del escrito, tras lo cual se elevará a la ministra de Defensa, Margarita Robles, la propuesta de resolución oportuna. A la vista de posibles nuevas incorporaciones al citado escrito, desde el Ministerio también se quiere concretar la presencia o no de más personas con alguna vinculación profesional con Defensa. Para ello se está realizando un análisis pormenorizado y actualizado de la lista de firmantes. Uno de los reservistas citados por Defensa es el general Manuel Fernández-Monzón. El militar negó este miércoles que hubiese asesinatos durante la dictadura. «Fueron todos condenados por tribunales de entonces, absolutamente legales, que eran consejos de guerra», afirmó en declaraciones a Telecinco. «Pura y simplemente -añadió el general- lo de los 140.000 asesinados y represaliados después de terminar la Guerra Civil es mentira. No existen esos 140.000 asesinados ni desaparecidos».

Otra veintena de militares retirados, entre los que se encuentra el ex jefe del Estado Mayor de la Defensa Julio Rodríguez, ha firmado otro manifiesto en sentido contrario. Este segundo escrito, de un grupo de «militares demócratas», carga contra Franco y rechaza cualquier tipo de «respeto y desagravio» hacia su figura, al considerar que encabezó un golpe de estado «sangriento y genocida contra la legal y legítima II República» y fue responsable de mantener durante casi 40 años una dictadura «opresiva e inclemente».

Contenido Patrocinado

Fotos