Acaba el juicio contra Patrick Nogueira sin que la fiscalía y las acusaciones cambien sus peticiones de pena

Piden prisión permanente revisable y su defensa 25 años de cárcel

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Patrick Nogueira, el asesino confeso de sus tíos Marcos Campos Nogueira y Janaina Santos y de sus primos, de uno y cuatro años, en agosto de 2016 en Pioz (Guadalajara) conocerá en los próximos días la pena a la que será condenado después de que este miércoles haya finalizado el juicio que contra él se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Guadalajara.

La fiscalía, las acusaciones particulares y la defensa han mantenido las peticiones de condena que dieron a conocer la semana pasada al iniciarse la vista oral. De esta forma, la fiscalía y las acusaciones solicitan la prisión permanente revisable y la defensa una pena de 25 años de cárcel con la eximente incompleta de trastorno mental transitorio.

 

Tremenda maldad

 

En sus conclusiones, la fiscal, Rocío Rojo, considera que Patrick, de 22 años, es una persona «con una tremenda maldad» que actuó con «premeditación y frialdad» al matar a sus cuatro familiares y descuartizarlos después introduciendo sus cadáveres en bolsas de plástico que había llevado consigo a la vivienda. Tanto la fiscal como las acusaciones particulares mantienen que Patrick se entregó a las autoridades españolas tras huir a su país, Brasil, porque se sintió acorralado y no quería ser encarcelado en una prisión brasileña.

Tampoco la fiscalía y las acusaciones particulares creen que el acusado padezca un daño cerebral que afecta a su comportamiento y le empuja a actuar violentamente, tal y como sostiene su abogada defensora, Bárbara Royo. En este sentido, la fiscal ha pedido a los nueve miembros del jurado popular –siete hombres y dos mujeres- que no tengan miedo para aplicar contra él la prisión permanente revisable «porque ejecutó a una familia, los niños tuvieron que ver cómo mataba a su madre y mostró una gran perversidad al enviar mensajes por WhatsApp a un amigo en los que se reía de que los niños estaban llorando y no huían».

 

 

 

Temas

Pioz

Contenido Patrocinado

Fotos