Tres detenidos en Alicante y uno en Badajoz por distribuir pornografía infantil

Una imagen de las pesquisas policiales./
Una imagen de las pesquisas policiales.

Los arrestados se conocieron en foros abiertos de internet donde compartían sus preferencias sexuales y distribuían los archivos de contenido delictivo

COLPISAMADRID

Agentes de la Policía Nacional han detenido en las provincias de Madrid y Alicante a tres hombres por distribuir pornografía infantil a través de mensajería instantánea. Los arrestados se conocieron en foros abiertos de internet donde compartían sus preferencias sexuales y luego distribuían los archivos de contenido delictivo. Uno de ellos tenía perfectamente clasificado en su ordenador el material pedófilo, en carpetas etiquetadas como 'peques' o 'bebés' en las que almacenaba agresiones sexuales de adultos a niños de entre dos y seis años.

La investigación se inició a comienzos del mes de julio de 2015 cuando se tuvo conocimiento de que un grupo de personas estaban intercambiando archivos de pornografía infantil a través de una aplicación de mensajería instantánea. Tras varias pesquisas, los agentes consiguieron individualizar el origen de las conexiones empleadas para subir y distribuir un volumen considerable de pornografía infantil, lo que permitió la identificación del usuario del perfil utilizado para la difusión de los archivos.

Arrestado un menor en Badajoz por distribuir pornografía infantil

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un menor, de 15 años de edad, en Badajoz por intercambiar imágenes de pornografía infantil a través de internet. Formaba parte de un grupo internacional de Whatsapp compuesto por 60 internautas -de distintos países sudamericanos- que compartían material en el que los menores eran torturados y agredidos sexualmente. El menor detenido utilizaba diferentes plataformas para compartir el contenido pedófilo a pesar de no disponer de conexión propia a internet. Para hacerlo vulneraba la seguridad de las redes inalámbricas de sus vecinos mediante programas informáticos maliciosos.

La investigación comenzó cuando los agentes recibieron una comunicación a través de los mecanismos de colaboración policial internacional, que informaba sobre un individuo que había colgado un vídeo de pornografía infantil en un servidor de la Red. Se trataba de una conocida página web donde los usuarios pueden subir fotografías y vídeos para luego ser compartidos con mayor facilidad y muy utilizado por su agilidad y sencillez.

Las primeras pesquisas permitieron averiguar que las conexiones desde las que se había subido el archivo ilegal se realizaban desde un domicilio de Badajoz. Las imágenes compartidas, de gran dureza, mostraban a menores de muy corta edad que eran agredidos sexualmente y torturados.

Avanzada la investigación, los agentes pudieron comprobar cómo el mismo distribuidor del vídeo denunciado había compartido otros cuatro de similar contenido y, al parecer, lo había hecho conectado desde distintas viviendas muy próximas entre sí, situadas en Badajoz. Poco después también se encontraron conexiones que se habían realizado desde otro país, Honduras. Al no establecerse a priori ninguna relación entre dichos puntos de conexión, los investigadores determinaron que el usuario responsable había residido en la zona pacense investigada, si bien había regresado a su país de origen Honduras-, desde donde también podría haber cometido estos hechos.

Finalmente, se pudo establecer la identidad del usuario investigado, un menor que había residido en una vivienda de Badajoz actualmente ocupada por su madre y su hermano, también menor de edad.

Minucioso

A finales del pasado mes de enero se detuvo en Valdemoro (Madrid), a un usuario que reconoció haber distribuido este tipo de material pornográfico. En el registro realizado en su domicilio, tras el análisis de los numerosos dispositivos de los que disponía, se constató la minuciosidad con la que clasificaba los archivos multimedia relacionados con la pedofilia, etiquetándolos en carpetas y asignándoles nombres en función de su contenido. A dos de ellas las había denominado 'peques' y 'bebés'. Esta última carpeta contenía imágenes y vídeos en los que aparecían niños entre los dos y seis años desnudos siendo objeto de agresiones sexuales por parte de adultos. Todos estos archivos eran puestos a disposición de otros usuarios de internet usando aplicaciones de mensajería instantánea, páginas de contactos o utilizando sistemas de almacenamiento en la nube.

Después del arresto se comprobó que esta persona establecía contacto con otros usuarios en las diferentes redes sociales en las que se había registrado y que, tras cerciorarse de que sus preferencias sexuales estaban relacionadas con menores de edad, les facilitaba su número de teléfono para mantener un contacto más privado en el cual satisfacer sus fantasías, intercambiando todo tipo de archivos de pornografía infantil.

A lo largo de los meses de febrero y marzo, los investigadores identificaron a tres usuarios con los que el detenido había mantenido una estrecha relación. Resultado de las pesquisas, se llevaron a cabo cuatro registros y se procedió a la detención de dos de ellos, uno en la localidad madrileña de Alcobendas y otro en un municipio de Alicante, y a la imputación del cuarto. Entre los efectos intervenidos se encuentran cuatro discos duros, seis teléfonos móviles, un ordenador portátil y un pendrive.