La última mina, Cerredo, sale a subasta por 60 millones de euros y espera poder 'resucitar'

Dos vehículos pesados en la bocamina de Cerredo, una imagen hoy perdida en el tiempo./
Dos vehículos pesados en la bocamina de Cerredo, una imagen hoy perdida en el tiempo.

El comité de empresa se muestra «esperanzado» con esta vía, que llega tras el rechazo a la dación en pago de Coto Minero Cantábrico, y espera recuperar actividad y empleo dada la calidad y el buen mantenimiento de la instalación

BELÉN G. HIDALGOCerredo

La explotación minera de la compañía Astur Leonesa ubicada en Cerredo, Degaña, camina hacia una nueva oportunidad. La mina saldrá a subasta pública el próximo 2 de octubre. Será en el juzgado de lo Mercantil número 2 de Oviedo por un importe de 60 millones de euros (cualquier interesado deberá realizar un depósito previo por el cinco por ciento del valor total). Una cantidad que para el comité de empresa no es tan elevada si se tiene presente que «se trata de la mejor mina de toda Europa».

El presidente del comité empresa, Rubén Menéndez, confesó que los trabajadores se encuentran «esperanzados» tras recibir el auto del Juzgado y conocer la fecha de la subasta. «Llevamos dos años peleando para que la mina no se inunde», recuerda Menéndez.

En la actualidad hay un total de 14 mineros realizando labores de mantenimiento en esta mina situada en zona asturiana pero con enorme presencia laboral leonesa, si bien hasta el mes de diciembre había 45 trabajadores más. Todos ellos abandonaron sus puestos con una baja incentivada pero el comité mantiene que «deberían ser recuperados para la actividad, porque el objetivo es que se vuelva a extraer mineral de esta mina, que tiene un carbón de gran calidad».

Coto Minero

La mina de Cerredo sale a subasta después de que Coto Minero Cantábrico (CMC), la anterior propietaria de la explotación, rechazase la dación en pago que se había aprobado en el plan de liquidación de la compañía minera Astur Leonesa, que se hizo con la mina en 2014. Suponía que ésta hacía entrega del patrimonio a CMC para saldar así la deuda acumulada, pues la inmensa mayoría de los activos de Astur Leonesa, en concurso de acreedores, están sujetos a una hipoteca a favor de Coto Minero Cantábrico. Al no haberse aceptado la dación en pago, el siguiente paso sería que la compañái minera saliese a subasta pública, de tal manera que los interesados puedan pujar por la explotación. «Es la mejor mina de Europa. Tiene futuro», defendió Menéndez.

Los trabajadores confían en que la empresa que adquiera la explotación asuma también la plantilla, permitiendo a los mineros recuperar sus puestos de trabajo. «Vamos a trabajar todos los días. Sin cobrar. La estuvimos manteniendo todo este tiempo, así que esperamos que se hagan cargo de nosotros», argumentó Menéndez, enfatizando el esfuerzo de los 14 mineros que integran el retén que asumió las labores de vigilancia y mantenimiento que achican el agua de la mina para que ésta no se inunde. «No cobramos desde diciembre de 2017», recordó el representante de los trabajadores.

Mantenimiento sin luz

Las labores de mantenimiento, recordó Menéndez, se desarrollan sin suministro eléctrico debido a los impagos. «Seguimos sin luz. Estamos achicando el agua con un generador y gasoil», explicó Menéndez.

La compañía contaba con una plantilla de 170 trabajadores. Sin embargo, el pasado mes de enero, 90 mineros que cumplían con los requisitos necesarios se acogieron a las prejubilaciones. A ellos se sumaron las bajas incentivadas a las que se acogieron otro medio centenar de mineros. «La administración concursal nos dijo que solo se podía hacer cargo de unos pocos para labores de mantenimiento. El resto optaron por la baja», argumentó el presidente del comité de empresa.

No es la primera vez que la mina se enfrenta a esta realidad. Estuvo inmersa en un proceso de liquidación hasta su adquisición, en 2014, por Astur Leonesa. Luego entró en concurso de acreedores voluntario en enero de 2017, pasando a estar controlada por un administrador concursal en agosto de ese año.