El rescate de Julen visto por la Brigada de Salvamento del Bierzo: «Allí están los mejores, los mineros que lo dan todo por una vida»

Efectivos de la Brigada de Salvamento de Hunosa. «Son los mejores», asegura Lamelas./
Efectivos de la Brigada de Salvamento de Hunosa. «Son los mejores», asegura Lamelas.

Manuel Lamelas Viloria, presidente de la Brigada de Salvamento Minero del Bierzo, muestra su «absoluta confianza en los compañeros de Hunosa. Son los mejores» | «El día 13 elaboramos de forma interna un plan de rescate y coincide al cien por cien con el que se está realizando»

J.C.León

«Allí están los mejores, los más preparados, los mineros que lo dan todo por una vida». Manuel Lamelas Viloria, presidente de la Brigada de Salvamento Minero del Bierzo, vive con intensidad cada minuto en el rescate del pequeño Julen desde que el pasado domingo se precipitara al interior de un pozo en la Sierra de Totalán.

Viloria asegura que la Brigada de Salvamento leonesa permanece «activa y atenta» a cuanto sucede en esta «operación de rescate compleja, pero realizable por supuesto». «Contamos con diez efectivos y la Brigada fue ofrecida al subdelegado del Gobierno en León para lo que fuera preciso. Los chicos están preparados, siempre lo están. Hay una norma que dice que mientras exista un solo minero la brigada debe estar operativa. Y por supuesto lo está», advierte.

El ofrecimiento al subdelegado del Gobierno se realizó pese al convencimiento de que en la Sierra de Totalán «tiene hoy a los mejores especialistas trabajando en la zona. La brigada de salvamento de Hunosa tiene a especialistas únicos. Trabajamos con ellos, nos entrenamos con ellos, somos compañeros, nos conocemos y sabemos perfectamente que ellos son el mejor equipo de rescate que puede estar sobre el terreno».

«Hicimos un plan de rescate con nuestra brigada, se firmó el día 13, y coincide al cien por cien con el que se está ejecutando en la zona»

«Hicimos un plan de rescate con nuestra brigada, se firmó el día 13, y coincide al cien por cien con el que se está ejecutando en la zona» Manuel Viloria

La situación planteada en el rescate de Julen «es excepcional» pero técnicamente «es asumible y en eso se está trabajando». El pasado día 13 la Brigada de Salvamento Minero del Bierzo realizó un plan de rescate para este caso. «Se hizo el plan, de forma interna y como elemento de trabajo, y se firmó», recuerda Viloria. Y ese plan de rescate elaborado en León «coincide al cien por cien con el que se está realizando sobre el terreno, cosa que nos alegra enormemente».

Lamelas Viloria remarca que sobre el terreno la mejor opción y la más viable es la elaboración de un pozo paralelo para bajar por debajo «de la cota en la que se supone se encuentra el pequeño y la profundidad máxima del pozo. Eso es, si el pozo tiene cien metros habrá que bajar en el pozo paralelo hasta los 110 metros. En ese punto, y por minería tradicional, los especialistas tendran que hacer una galería de tres metros y acceder al tubo en el que se encuentra el niño desde abajo, de este modo si hay agua sera extraída con facilidad y se podrá llegar hasta Julen».

De forma paralela a este plan se debe trabajar en la galería horizontal «como alternativa, como plan de emergencia. En un pozo de cien metros una roca que aparezca en el camino te condiciona y te hace desviarse. Si sucede esto hay que recurrir a la galería, de ahí que los dos trabajos de rescate deben avanzar sin descanso».

«El pozo paralelo al que se encuentra el pequeño hay que bajarlo hasta 110 metros y ahí una galería de tres metros por medio tradicional»

«El pozo paralelo al que se encuentra el pequeño hay que bajarlo hasta 110 metros y ahí una galería de tres metros por medio tradicional» Manuel Lamelas

Viloria insiste en que los rescatistas mineros son de plenas garantías y recuerda con orgullo cómo la Brigada de Salvamento del Bierzo Alto rescató en 2003 a dos mineros que se encontraban atrapados a 2.000 metros de la bocamina en una pequeña cavidad del pozo Albares, en la Granja de San Vicente.

El también empresario minero no tiene duda que los equipos llegarán a la zona de rescate «en el menor tiempo posible». Otra cosa es sí para entonces Julen aún podrá seguir con vida. Y en ese punto Viloria recurre a sus propias creencias personales y a la seguridad de que nada es imposible: «Cuando se va al rescate de una persona, y eso lo sabemos bien los mineros, nunca hay que perder la esperanza. La lógica puede decir una cosa pero la fe te hace seguir hasta el final. No queda otra y para eso están los mejores y si se necesita más ayuda, si se necesita, allí estarán nuestros chicos».