Ulibarri planificó acercarse a Mañueco por medio del expresidente del PP leonés

Alfonso Fernández Mañueco./KIKO HUESCA / EFE
Alfonso Fernández Mañueco. / KIKO HUESCA / EFE

El Patatero reconoció que el empresario encarcelado hizo «mucha apuesta por Herrera» y quedó en «fuera de juego» frente a su sucesor en el partido

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANOVALLADOLID

La victoria de Alfonso Fernández Mañueco sobre Antonio Silván en las primarias para dirigir el PP de Castilla y León pilló con el pie cambiado a los cabecillas de la operación Enredadera, puesto que el regidor de León era el candidato apoyado por Juan Vicente Herrera.

Ángel Luis García, alias El Patatero, durante una conversación grabada el 19 de abril de 2017 con el cardiólogo Esteban García Porrero en referencia a las gestiones para atraer a León a la Universidad Católica de Murcia, le relata que ha compartido un «cocido» con José Luis Ulibarri y que cree que el constructor, que está hoy en prisión provisional por la operación Enredadera, «está un poco fuera de juego porque ha hecho mucha apuesta por Juan Vicente (Herrera) y se ha quedado fuera de juego con Mañueco y los demás». El Patatero insinúa, totalmente en serio, que deberían organizar «un cocido» e invitar al nuevo presidente del PP.

Más información

Esta conversación tiene lugar tres días antes de otra que graban los miembros de la UDEF entre José Luis Ulibarri, al que en el sumario se le atribuye el papel del gran conseguidor de contratos de la trama en Castilla y León, y el expresidente del PP leonés y diputado, Eduardo Fernández. El 21 de abril, el constructor y propietario de periódicos (con el Diario de León como cabecera principal), emisoras de radio y la mitad de la televisión de Castilla y León, contacta con Fernández en un teléfono que los policías identifican «a nombre del Congreso de los Diputados». La conversación gira en torno a organizar una comida con Alfonso Fernández Mañueco, que hace menos de un mes ha sido elegido presidente del PP de Castilla y León.

Ulibarri muestra urgencia en hacer la reserva y relata al dirigente leonés del PP que coincidió con Mañueco en un acto público pero prefirió no acercarse a él para no «meter presión», porque «la gente empieza a hablar luego».

El constructor explica a Eduardo Fernández su intención de reservar en el madrileño Señorío de Alcocer, en las inmediaciones de La Castellana, para celebrar esa comida «en uno de los reservados de abajo». Ulibarri le propone al diputado utilizar su apellido para reservar «porque es más sencillo que Mañueco o Ulibarri». Los agentes deducen que el objetivo de usar el Fernández es «para no llamar la atención».

Contenido Patrocinado

Fotos