Trabajo dará un mes de margen a las empresas para aplicar el registro de jornada antes de imponer sanciones

Imagen del control por huella digital, el sistema que la mayoría de las impresas implementará./
Imagen del control por huella digital, el sistema que la mayoría de las impresas implementará.

La norma que impone el control del horario laboral entra en vigor entre las dudas de las patronales y los cálculos sobre las cotizaciones perdidas por las horas extra no abonadas

COLPISAMadrid

Desconcierto, falta de previsión incluso desde el propio Ejecutivo central, que este lunes debe publicar aún el modelo final, y dudas sobre la aplicación práctica en las pymes. El registro de jornada entra en vigor este lunes y lo hará a la espera del mes de margen que Trabajo aplicará en las inspecciones.

El detalle

Dos meses después de que el Gobierno aprobara un real decreto ley que amplía la protección social y establece incentivos a la empleabilidad, el registro horario de la jornada laboral entra en vigor este lunes de forma efectiva, lo que obligará a las empresas a constatar de forma fehaciente el tiempo de trabajo de sus empleados negociando su aplicación con los representantes de los trabajadores donde los haya. Dicho registro debe incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada empleado y tiene por objeto controlar los excesos y aflorar las horas extras realizadas y no cobradas, y por tanto, tampoco cotizadas a la Seguridad Social.

Maniobra

Pero aunque la norma comience a aplicarse de inmediato, el Ministerio de Trabajo dará a las empresas un margen de tiempo antes de que la inspección laboral empiece a sancionar que aún no hayan implantado sus sistemas de registro.

A este respecto, la propia ministra en funciones Magdalena Valerio afirmó este jueves en un acto en Santander, que aunque se va a vigilar desde el primer día su cumplimiento, la Inspección de Trabajo tiene la directriz de «dar un poquito de margen de maniobra» y «no sancionar el día 13».

Sanciones

Valerio se declaró consciente de que en muchos casos el registro de jornada se tiene que negociar con los representantes de los trabajadores e incluso puede conllevar cambios en los convenios colectivos, por lo que si bien se tiene que cumplir «con seriedad», también «sin agobios». Por ello la inspección laboral no sancionará durante un tiempo -algunas fuentes apuntan al plazo de un mes- a las empresas que al menos lo estén negociando de buena fe con la representación de los trabajadores, aseguró la ministra.

Cabe recordar que el incumplimiento del registro de jornada es motivo de infracción grave, multada con entre 626 y 6.250 euros, en función del número de trabajadores o volumen de negocio de la compañía.

Acabar con el fraude

Respecto a la manera de aplicar dicho control para que recoja de forma efectiva todas las horas trabajadas aunque no se esté presencialmente en la empresa, Valerio comentó que «sabemos que existen las jornadas flexibles, sabemos que existe el teletrabajo y sabemos que existen personas que trabajan para una empresa española y a lo mejor están en China o en México», por lo que aludió a los sistemas que permiten 'fichar' telemáticamente y a la libertad que tendrá cada empresa para implantar el sistema que considere más oportuno.

Eso sí, siempre y cuando sea fruto de la negociación con la representación laboral si la hay y sea fidedigno, ya que el Gobierno está empeñado en «acabar con el fraude» -dijo la ministra- que suponen las horas trabajadas y no pagadas ni cotizadas.