El Supercomputador Caléndula culmina su década de existencia con una novedosa aula formativa

El consejero de Fomento comprobando el funcionamiento del aula. / Noelia Brandón

La instalación se vuelca en ofrecer su potencial en la programación al más alto nivel para la formación académica en el Campus de Vegazana

Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

La investigación al más alto nivel afronta nuevos horizontes con un nuevo espacio que ofrece todo el potencial posible. Una nueva aula de formación en el Centro de Supercomputación, ubicado en el Campus de Vegazana, permitirá profundizar en la formación académica de la mano del supercomputador caléndula. Podría parecer que solo se trata de programación al más alto nivel, pero las posibilidades son casi infinitas.

«Caléndula también ofrece posibilidades en el campo de la genómica, programación y cálculo, entre muchas otras cuestiones», avanzó Juan Carlos Suárez-Quiñones en una visita al nuevo aula.

El supercomputador Caléndula sumó diez años siendo puntero a nivel nacional y ahora ofrece potenciar ese lado más formativo. Una aula conectada que permitirá desarrollar todas sus potencialidades. El consejero de Fomento visitó este lunes el nuevo aula, avanzando que Caléndula trabaja también en la prevención de incendios con la simulación de los mismos. Juan Carlos Suárez-Quiñones defendió el papel del centro de supercomputación.

Por su parte, el rector de la Universidad de León recalcó las palabras del consejero, yendo un poco más allá. «Como decía anteriormente Juan Carlos Suárez-Quiñones, hay que seguir apostando por el Centro de Supercomputación e incluso apostar más por él».

Caléndula tiene mucho trabajo que mostrar y será esta nueva aula del Centro de Supercomputación el que posibilitará aprender sobre una práctica que sigue siendo puntera.