Sanidad recuerda que implementar la vacuna de la meningitis B en España «no es una decisión política»

Análisis de una muestra de un hongo de meningitis en Atlanta./EFE
Análisis de una muestra de un hongo de meningitis en Atlanta. / EFE

La ministra María Luis Carcedo insta al consejero de Sanidad a trasladar sus peticiones a la Ponencia de Vacunas

ELENA F. GORDÓN
ELENA F. GORDÓNLeón

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, recalcó este sábado que el calendario de vacunas estatal «no es una decisión política; la decisión política es cómo se hace, que es respetando el conocimiento y las aportaciones de las sociedades científicas y de los expertos que envían las comunidades autónomas».

Preguntada sobre la posibilidad de que se incluya la vacuna contra la meningitis B (Bexsero) en el calendario oficial «por una cuestión de equidad, dado que el serotipo 'B' es cada vez más prevalente y en el caso de Castilla y León está presente en la mitad de los casos diagnosticados», según argumentó el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, recordó que la Ponencia específica de la materia es la que decide qué vacunas se incorporan y con qué ritmo.

«No es el Gobierno quien decide modificar el calendario único de vacunaciones y lo que le digo a los consejeros es que las decisiones las trasladen a la Ponencia de Vacunas de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud; ése es el procedimiento de adopción de decisiones, de forma colectiva y por los órganos de los que nos dotamos», manifestó.

Carcedo comentó también que se busca conseguir alcanzar un calendario único de vacunaciones para toda Europa.

Responsabilidad

Sobre quienes se oponen a que sus hijos sean vacunados, comentó que es conveniente que hagan un ejercicio de responsabilidad. «La evidencia científica demuestra que las vacunas son el segundo hallazgo más importante en la historia de la salud de la Humanidad, por detrás de las que luchan contra las enfermedades que se transmiten por el agua», recordó antes de añadir que los padres tienen la responsabilidad sobre la salud de sus hijos pero también existe una responsabilidad colectiva y los pequeños son sujetos de derechos propios. «Las vacunas nos protegen colectivamente», añadió.