https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Sanidad insiste en que estudia mejoras en las condiciones laborales de los profesionales de área

Sáez Aguado./Campillo
Sáez Aguado. / Campillo

Sáez Aguado destaca que son «necesarios» para mantener la atención continuada en Primaria

ICAL

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, insistió este marts en que estudia mejoras para los profesionales de área, que anunciaron este lunes su intención de concentrarse frente a la sede de su departamento en Valladolid el próximo 13 de diciembre, a las 11 horas. Además, el colectivo ha convocado el inicio de una huelga a partir del 21 de diciembre.

En ese sentido, Sáez Aguado, que participó en la inauguración de las terceras Jornadas de experiencias en las Asociaciones de Pacientes y Familiares, que se celebró en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid, destacó que han mantenido varias reuniones en las últimas semanas con este colectivo, en las que les plantearon propuestas de mejora de sus condiciones laborales y para la integración en los equipos de Atención Primaria.

Asimismo, el titular de Sanidad remarcó que están atendiendo estas demandas, pero aseguró que tendrán que seguir reuniéndose en las próxima semanas para buscar las «mejores soluciones», también el día 13 cuando se concentrarán frente a la Consejería.

Sáez Aguado argumentó que estos profesionales son necesarios puesto que su trabajo es sustituir a los profesionales de los equipos de Atención Primaria en sus ausencias o vacaciones. Finalmente, remarcó que son un «elemento fundamental» para mantener la atención continuada de la Atención Primaria.

La Agrupación de Médicos y Enfermeros de Área de Castilla y León (Ameacyl) comunicó este lunes el inicio de una serie de movilizaciones ante lo que consideran «pasividad» de Sanidad a la hora de abordar las reivindicaciones del colectivo. Reclaman soluciones «a las denigrantes», condiciones tanto laborales como profesionales del colectivo, que el colectivo basa en la falta de reconocimiento profesional, descontrol organizativo e inferiores retribuciones.