De Santiago-Juárez rompe el consenso y pedirá que Valladolid sea la capital de Castilla y León

José Antonio de Santiago-Juárez, durante una rueda de prensa./Dos Santos
José Antonio de Santiago-Juárez, durante una rueda de prensa. / Dos Santos

El grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Valladolid anuncia una moción para que se realice una reforma exprés del Estatuto de Autonomía y se imponga Valladolid como capital

J. Calvo
J. CALVO

Valladolid, capital de Castilla y León. Es el objetivo planteado por el Partido Popular (PP) en una iniciativa que parte del grupo popular en el Ayuntamiento de Valladolid y que se abre de forma paralela a una reforma expres del estatuto autonómico.

La iniciativa, que rompe el consenso abierto en su día y que mantiene a la Comunidad sin capital efectiva, ha sido hecha pública este martes por el exconsejero de presidencia José Antonio de Santiago-Juárez.

«Valladolid es la capital de Castilla y León»

La solicitud para que Valladolid sea la capital de Castilla y León será visible en una moción en el próximo Pleno municipal del consistorio pucelano, en el mismo en el que se pedirá la reforma exprés del Estatuto de Autonomía.

El PP en León

De Santiago-Juárez ha explicado, en una moción debatida este martes, que su grupo siempre apoyará al alcalde de Valladolid cuando pide más dinero a las administraciones porque «Valladolid es la capital de Castilla y León».

Ponente en la última reforma y la autonomia «madura»

De Santiago-Juárez, que fue ponente en la última reforma estatutaria en 2007, reconoció que entonces los partidos mayoritarios, PP y PSOE, no se atrevieron a recoger que Valladolid fuera la capital de Castilla y León, pero consideró que han pasado doce años desde esa revisión y es el momento cuando consideró que «nadie duda» de que es la capital administrativa.

Para el concejal del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Valladolid, dicho reconocimiento sería una «forma de crecer como Comunidad» y de «perder temores entre provincias», dado que se trata de una autonomía «madura» que lleva desde el año 1983 en marcha. «La moción es una forma de plasmar algo normal», aseveró según informa Ical.

El Gobierno de coalición PP-Cs ha planteado una reforma urgente para suprimir todos los aforamientos de los políticos del Ejecutivo y Legislativo, pero el PSOE quiere una revisión más profunda en la que se incluya un techo de gasto social.