El proveedor de los cartuchos que acabaron con la vida de una bailarina de orquesta tiene su sede en León

Joana Sáinz, primera por la derecha.

La posible causa de la explosión se debe, según éste, a un defecto de fabricación de este material que fue adquirido a una empresa catalana

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Una mujer de 30 años, Joana Sáinz, integrante de la orquesta cántabra Súper Hollywood, ha fallecido esta madrugada en el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles, de Ávila, tras sufrir el impacto de la pirotecnia cuando actuaba sobre el escenario en la verbena de la localidad abulense de Las Berlanas.

Según ha informado el Servicio de Emergencias 112 y han confirmado a Efe testigos presenciales, el suceso se ha producido minutos antes de las dos de la mañana, cuando se ha escuchado una gran explosión en el lado derecho del escenario, como consecuencia del supuesto fallo de la pirotecnia de la orquesta.

Suceso

El impacto de la misma sobre la bailarina hizo que la joven santanderina cayera desplomada al suelo y quedara inconsciente, subiendo al escenario un médico que se encontraba entre el público, mientras llegaban los integrantes del 112.

La joven era la bailarina principal de la orquesta y responsable de las coreografías de los 15 componentes que forman el grupo, cuya actuación quedó suspendida tras el hecho, ocurrido poco antes de las dos de la madrugada.

Tras varias llamadas al 112, la sala de operaciones ha avisado de lo sucedido a la Guardia Civil de Ávila y a las Emergencias Sanitarias de Sacyl, que han enviado una UVI móvil al lugar de los hechos.

Allí, los facultativos de Sacyl han atendido a una mujer de 30 años que ha sido es trasladada en UVI móvil al Complejo Asistencial de Ávila, donde según han confirmado fuentes oficiales, ha fallecido.

Se trata de Joana Sáinz, integrante de la orquesta cántabra Súper Hollywood y natural de Santander, que actuaba para cerrar las Fiestas LX Aniversario de la Riada, en la localidad abulense de Las Berlanas (323 habitantes), situada a veinte kilómetros al norte de la capital.

Aunque las verbenas suelen celebrarse en la Plaza del Ayuntamiento, el tamaño del camión, como en otras ocasiones, hicieron que se trasladara la actuación a un espacio de mayores dimensiones, situado tras la iglesia, donde había mucho público.

De hecho, desde la capital se habían desplazado en torno a una decena de autocares con motivo de esta verbena que cerraba las fiestas de Las Berlanas.

La alcaldesa de la localidad, Hermelina del Pozo, no ha querido realizar declaraciones sobre lo sucedido.

Un fallo de fabricación

Según confirmó a Ical un miembro de la Promotora Nacional de Espectáculos (Prones), que representa a esta orquesta, es «un hecho lamentable» que parece estar provocado por un fallo de fabricación del explosivo.

Desde esta agencia se preguntaron cómo había podido ocurrir un hecho «lamentable» como éste en el desarrollo de una actuación que se lleva poniendo en escena «cinco o seis años» y que este sábado obligó a suspender la última gala de la formación del mes de agosto, de las 24 totales que se han llevado a cabo.

El grupo terminaba en Ávila los cuatro conciertos que han ofrecido en Castilla León durante estas jornadas; Samir de los Caños (Zamora), Ledrada (Salamanca), Belorado (Burgos) y finalmente Las Berlanas.

Según la agencia, en un momento del espectáculo antes del descanso, se lanzan «pequeños cartuchos» que son «como una bengala», pero «uno salió normal y el otro explotó», provocando heridas mortales a la bailarina de la orquesta. «Es algo que no espera nadie», reconoció, incluido el fabricante, con quien la agencia ya se ha puesto en contacto. «No dan crédito a lo ocurrido», y todo apunta a que el suceso ha sido consecuencia de «un fallo de fabricación», insistió.

Isidro López, propietario de la promotora, explica al Diario Montañés que «desde hace 5 o 6 años» al término del primer pase «se tiran unos cartuchos de fuego frío del que salen unas chipas». Esos cartuchos tienen una duración de entre 15 y 20 segundos y se utilizan «para dar un poco de espectáculo». En todo este tiempo, indica López, han tirado «más de 2000 y nunca había pasado nada».

La posible causa se debe según el promotor, a un defecto de fabricación. «A la hora de cargar el cartucho metieron otro material y explosionó la carcasa de hierro, que dañó a Joana». El proveedor de estos materiales, con sede en León, según indica, adquirió los cartuchos a una empresa catalana.

Los miembros de la orquesta se encuentran conmocionados por el suceso.